Wat Saket, el templo del Monte Dorado

Entre los muchos templos que se pueden visitar en el centro de Bangkok encontrarás  Wat Saket, templo del Monte Dorado. Para mi, tal vez porque fue el primer templo que visité, se convirtió en uno de los lugares que más me gustaron. Este templo, aunque es famoso, es mucho menos turístico que el templo del buda reclinado (atestado de turistas) o el templo del amanecer, convirtiéndolo en un lugar donde podrás contemplar con tranquilidad un pedacito la cultura tailandesa.

Soy aficionada a escribir artículos de viajes post-mortem, o sea, cuando el viaje en su sentido más físico ya ha muerto (aunque doy fe que sigue vivo en mi memoria) pero ultimamente estoy abriendo el baúl de los recuerdos (desenteriñándolo, para ser más precisos) para volver un par de años atrás y disfrutar de nuevo de mis experiencias por Tailandia. Porque además, el recuerdo, dicen,  siempre es mejor que la realidad. No viene acompañado de empalagosos olores a comida, sólo del aroma del incienso quemando en un templo…, no conlleva sudores gratuitos en calles llenas de tráfico, sólo la tranquilidad de asomarte desde el Golden Mount y apreciar la magnífica silueta de Bangkok.

Golden Mount, Bangkok

El monte dorado existe gracias a la desgracia. Son los escombros de la gran estupa que hizo construir el rey Ramma III en Wak Saket. Durante la construcción, a causa del terreno blando donde se levanta Bangkok, la estupa se derrumbó por no poder soportar el propio peso. El barro, ladrillo y otros restos de la construcción se amontonaron en el centro de Bangkok durante décadas, convirtiéndose en una especie de colina natural, poblada de malas hierbas.

Fue ya durante el reinado de Rama IV cuando se retomaron las tareas de construcción para dotar la colina de un modesto templo. Su hijo Rama V añadió una figura de Buddha importada desde Sri Lanka y paredes de cemento para evitar que el monte se erosionara. Finalmente, el templo actual acabó de construirse a principios del siglo XX.

Wat Saket

Subir al Wat Saket implica hacer de tripas corazón y subir los más de trescientos escalones que te separan de su cima. No hace falta estar entrenado pero cuando el calor aprieta en Tailandia, cualquier intento de hacer deporte durante el día (aunque sea subir escaleras) se convierte en todo un hito. Sin embargo, el camino está salpicado de estatuas y pagodas, de vegetación y flores, además de alguna que otra pequeña cascada. Lugares que invitan a detenerse, tomar unas fotos y retomar el aliento. Al final de la escalera te recompensará una increíble vista de la ciudad de Bangkok.

Vista desde Wat Saket, Bangkok

En lo alto de la colina puedes visitar finalmente Wat Saket. El templo en sí no es para nada grande ni excesivamente decorado. Cuenta, como todo templo que se precie en Tailandia, con numerosas reliquias y ofrendas en una sala principal, por lo demás, bastante austera. 

Durante mi visita algunos tailandeses rezaban al tiempo que turistas descalzos revoloteaban por el templo, sacando instantáneas y desapareciendo al cabo de unos minutos. Me gustó detenerme por un momento en la vida de esa gente que no tenía prisa ni se veía demasiado afectada por el afluir de forasteros en su templo. Retomar el aliento, contemplar, empaparme un poco de la espiritualidad de Tailandia y volver a disfrutar de las vistas antes de emprender el camino de vuelta a la realidad. Dejando que fuera el sonido de las campanas, repicando de la mano de algún niño, el último recuerdo que me acompañara del Monte Dorado…

campanas en el Monte Dorado de Bangkok

Cómo llegar al Monte Dorado y al Wat Saket

El monte dorado está situado a unos 10 minutos andando del Monumento de la Democracia, y a unos 15 de la zona de Khaosan Road. Si haces una ruta por el centro histórico de Bangkok puedes incluir una parada en este templo sin necesidad de subirte al transporte público o coger un taxi o tuk tuk.

Horario: Wat Saket está abierto a diario de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

Dirección: Entre Boriphat Road yLan Luang Road, cerca de Ratchadamnoen Klang Road

A tener en cuenta: Si vistas Bangkok a principios de noviembre puede que tu visita coincida con el festival Loy Kratong (celebrado durante unos 9 días alrededor de la luna llena). Durante unos días el monte se cubre con traje rojo y una especie de carnaval ecléctico florece a todo su alrededor, con puestos de comida, actuaciones teatrales, circos y espectáculos de todo tipo. El festival incluye una procesión a la luz de las velas hacia el templo de Wat Saket.

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags: ,

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

2 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. muy bueno conocer de estos lugares alternativos para visitar en Bangkok, los lugares demasiado atestados de turistas en realidad entorpecen la visita y no permiten que se disfrute al máximo. Definitivamente a tener en cuenta cuando lo visten. Saludos

    • Sonia dice:

      Tienes razón Marcello, a mi me encanta ver cosas turísticas pero menos conocidas. Aunque sí o sí hay que visitar el templo del buda reclinado, andar a codazos con los otros turistas no es mi deporte favorito! :))

      Un saludo y gracias por el comentario!
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top