Volar en clase Business, ¿una pijada?

Este jueves volé por primera vez en mi vida en clase business, digo por primera vez y tal vez sea también por última… Fue un vuelo corto y correcto, con KLM, de Ámsterdam a Londres, y por trabajo. A una servidora no le pagan tanto como para irse gastando los dineros en billetes con clase (que quede claro, yo normalmente vuelo en low cost).

Total que, esta semana, una reunión a la que se decidió que asistiera a última hora me catapultó hasta la meca de los viajes en avión, la primera clase :). Y yo que siempre me había preguntado, ¿que pasará delante de la cortinita?, ¿por qué no me dejan ver? Al final pude desvelar tal misterio.

Watching the planes

Imagen en Flickr por I like

Conste que sigo pensando que si no te sobra el dinero, gastarse una burrada más para hacer un vuelo de menos de seis horas en primera clase es una pérdida de dinero. Para los vuelos largos sí lo haría, si me tocaran varios millones de euros en la lotería. ;)

Pero bueno, aunque me repita que en clase turista ya se viaja bien (y más para vuelos cortos) que eso es de la clase business una chorrada fuera de mi alcance… no me digáis los viajeros que como no os pica la curiosidad.

Pues bien, hoy quería hablar de eso, de lo que tiene de especial esa clase, la de primera. Aquí van, cosas que me pasaron cuando me trataban de nueva rica (pero lo que el personal de vuelo no sabía es que yo cobro probablemente mucho menos que ellos):

Al entrar, con toda elegancia que caracteriza el ser de primera, me piden el abrigo para guardarlo en un armario. ¿Dejarlo en los compartimentos superiores atascados de maletas, chaquetas, regalos y un largo etcétera? Noooo, si viajas en business tu abrigo estará bien cuidado. Colgado en una percha y dentro del armario. ¿Que tienes equipaje de mano? Pues también lo guarda el personal de vuelo. Un lujo.

Luego, muy amablemente una persona de la tripulación de cabina ofrecía periódicos a quienes quieran leer durante el trayecto (creo que algunas compañías los tienen a la entrada para todos los viajeros pero en este caso te los ofrecen con una sonrisa).

Además, el asiento del medio está reservado para tu espacio personal lo que significa amigos… ¡que puedes usar los dos apoya brazos sin pelear con el dichoso vecino de asiento!

Roasted Eggplant Veggie Lunch

Imagen en Flickr de newformula

Ah, y la comida… este si es un tema a tratar a parte. En un vuelo de una horita tuve desayuno (por la mañana) ¡y cena! (por la noche). Nada de comida envasada en recipientes de plástico, ¡los que vuelan en primera clase tienen platos y cubiertos “normales”! No chicos, no es una leyenda urbana… es realidad.  Y la calidad de la comida, una maravilla… para el desayuno, café o te, un yogur, un croissant, panecillo, quesos, embutido, mermelada… buff, para la cena me tocó un chupito de crema de verduras (muy pijo todo) una ensalada con salmón y espárragos, con una vinagreta de aceite balsámico, pan recién horneado y para postre un híbrido entre yogur y tarta, muy rico, si señor.

En resumen un vuelo normalito, con más espacio, mejor comida, trato exquisito… solo apto para “pijos”. Pero bueno, mirándolo por el lado positivo ya puedo añadir lo de volar en business en una de esas interminables listas de hitos, cosas a hacer antes de cumplir los 30… ¡y justo que me ha ido! jajaja

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

4 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Hola Sonia,

    Felicidades por el blog !!

    Yo la única vez que viaje en business fue desde la Argentina a Madrid y fue debida a que como había overbooking, a pesar de que habíamos hecho antes el chek in por internet, nos pusieron en primera. La diferencia es tremenda, no hay color, pero sólo lo recomiendo para viajes largos como éste.

    Saludos.

    • Sonia dice:

      Hola Victor,

      Muchas gracias por tu comentario! Que suerte un vuelo de Argentina a Madrid en business… me puedo imaginar lo bueno que debe ser eso… :) Y lo mejor que no tuvieras que pagarlo sino debe costar una fortuna.

      Un saludo,
      Sonia.

  2. La verdad que la primera clase para quien se lo pueda permitir, especialmente para viajes largos debe ser una gozada.

    Pero para el resto de los mortales, que nos quejamos de que nuestros viajes más del 50% del presupuesto se vaya en el vuelo… como que mejor ahorrarse ese gasto extra y aguantarse con viajar en turista :D

    Saludos!

    • Sonia dice:

      Tienes toda la razón del mundo José Carlos… yo estoy igual. Para mis viajes personales siempre intento reservar tan barato como sea posible y todavía (en algunos viajes) acaba suponiendo un gran gasto…

      Gracias por tu comentario!
      Un saludo,
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top