Viajar con el olfato

¿Os acordáis de ese anuncio de televisión que no dejaban de preguntarse a qué huelen las nubes? y ¿a qué huelen las cosas que no huelen? bueno, dejando a parte cursiladas televisivas yo soy de las que opinan que todo huele (bien o mal, pero huele).

Como yo, son muchos los que cuando llegan a un destino nuevo, empiezan a aspirar más fuerte de lo normal, arrugan un poco la nariz y piensan ¿ese olor? ¿qué será? Y es que cada ciudad o país nos da la bienvenida con olores diferentes, algunos se nos quedan grabados en la memoria… otros casi quisieramos olvidarlos… pero en realidad todos forman parte de nuestra experiencia viajera.

Coches en La Habana vieja

Coches en La Habana vieja

 

Hay olores que no puedo olvidar, la vieja ciudad de La Habana siempre me volverá a la mente con un fuerte olor a aceite de motor quemado, y es que esas joyas de coche de los años cinquenta algo tenían que tener… recuerdo perfectamente el viaje en taxi desde el aeropuerto a la casa donde nos alojábamos en La Habana, ese olor fue el primero que me susurró bienvenida a Cuba.

De Oslo me llevé el olor a madera, me pareció que al salir del aeropuerto lo único que podía oler era un intenso olor a madera, mhm… un olor que pocas ciudades tienen.

De la isla de Bali me devuelve el recuerdo el incienso que se respira en las calles de Ubud. Nopuedo separar en mis recuerdos las imágenes de la isla de los dioses y el olor a incienso de las ofrenas en los templos, en las puertas de las casas y las tiendas… Un olor dulzón y casi embriagador.

Ofrendas en Ubud

San Francisco me huele a mar, a agua salada a sus leones marinos en el Fisherman’s Warf, Ámsterdam, a agua y césped mojado… y me pregunto ¿a qué holerán ciudades como Londres, Marrakech o Tokyo? Espero que algún día mis fosas nasales me desvelen el misterio..

El New York Times le dedicó un artículo al olfato con los olores de Manhattan y la empresa The Scent of Departure nos invita a recordar los destinos viajados a través de sus perfumes. Yo espero que los olores de algunas ciudades no sean como en mi memoria… no creo que nadie se quisiera perfumar con aceite de motor quemado, o el olor a fritanga… ;-)

¿Y a vosotros? ¿Qué destino o ciudad os atrapó con sus olores? Animaros a dejar un comentario… entre todos podríamos crear un mapa “olfático” del mundo, en qué cada país o ciudad podría tener un olor asignado (a lo mejor ya existe incluso…)

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

8 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Esa que tu ya sabes dice:

    Me gusta tu entrada. Soy también de olores, aunque no los podría describir tan bien como lo haces tu. En mi casa e Perú, tengo guardadas muchas botellas de perfumes q he usado en mi vida (NUNCA repito) y cuando estoy allá siempre las saco. Cada una de ellas me “remonta” a un momento de mi vida, o me recuerda a alguna persona.

    • Sonia dice:

      Wow, me encanta tu idea… la verdad es que los olores nos recuerdan lugares pero también momentos y personas de nuetra vida… me gusta mucho tu colección de recuerdos olfáticos, ¡una muy buena idea! :))

  2. Elena dice:

    ¿Te vas a Bangkok? A mi me olía a comida, por todas partes, y al rio. Voy a fijarme más en Londres para ver con qué olor me quedo :)

    • Sonia dice:

      Siiii, si todo va según lo previsto me voy el 1 de noviembre para allí… tengo una ganas! Con el veranito que nos está haciendo por aquí la verdad es que me muero de ganas de tener un poquito de sol… Ya me dirás a qué huele Londres, ¡una ciudad que también tengo pendiente! :-)

      Un saludo,
      Sonia.

  3. Si, a mí también me huele diferente, muy diferente Barcelona y Madrid, estoy seguro que solo con el olfato sabría donde estoy.
    Jejeje, lo de Bali también es verdad, pero eso en Ubud, porque en Kuta huele a otra cosa no tan agradable.
    Curioso post
    Saludos

    • Sonia dice:

      La verdad es que los olores marcan y se graban en la mente… qué bueno lo de Bali, olvidé decir que pasé buena parte de mis vacaciones en Bali y luego en el norte de la isla pero no en Kuta… jajaj

      Un saludo,
      Sonia.

  4. Elena dice:

    Una entrada muy original, Sonia. A mi también se me quedan marcados los olores y puedo recordar algunos después de mucho tiempo, como el olor que tenía Bangkok y el olor a especias que olí al bajarme del avión en El Cairo.

    Es curioso pero no se me ocurre un olor para definir Londres, tendré que fijarme un poco más :)

    • Sonia dice:

      Ah, ¿y a qué olía Bangkok? Espero poder compartir mis impresiones a finales de año… mhm… especias, ya me gustaría haber visitado El Cairo. ¿Y Londres? Será porqué ya estás muy acostumbrada a la ciudad… jeje

      Me alegro mucho que te haya gustado la entrada! :)

      Un saludo,
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top