Veo veo: relatos escondidos en un mapa

Los secretos de un mapa

Tengo que confesar dos secretos viajeros… y, además, son un tanto contradictorios. El primero es que soy mala- ¿qué mala? malísima- en geografía. El segundo, que adoro los mapas. Me puedo pasar horas mirando un mapa. ¿Y te preguntarás? ¿Entonces, los contemplas con una mirada vacía? De tanto observar algo de geografía se te debería quedar, ¿no? Pues al parecer, no, o más bien poco. Y sólo hay un remedio para mi falta de memoria geográfica: viajar. Cuando planeo un viaje, desde el primer momento, cuando mis manos trazan la linea que me separa de mi nuevo destino en un mapa, acariciando fronteras con la mirada, desde ese momento, el destino me tiene atrapada.

Tengo un mapa en casa que ocupa un buen paño de pared. Me ayuda a recordar, pero más que nada me anima a viajar. A veces me detengo de pie frente a él y lo contemplo durante unos minutos. Me habla. Le contesto. El mapa que cuelga de mi pared me cuenta historias de lugares del mundo que todavía no he visitado, pero anhelo conocer.  Y cuando al fin llega el día de planear un nuevo viaje, le pregunto ¿qué destino debería elegir? Y él enmudece.

Imagen-mapa

Un sentimiento de inmensa melancolía me sobrecoge. Una y otra vez. Ambos lo sabemos, cada vez que elijo un destino dejo todos los demás de lado. Tal vez para siempre. No quiero planear un viaje, quiero que mi vida sea uno, quiero aprender a volar y dejar que los destinos me elijan a mi en vez de hacerlo al revés. A veces, me atrevo a soñar con viajes largos, viajes con sólo un billete de ida. Y entonces los mapas son mis mejores aliados, me acarician el alma como solo un amante puede hacer. Me llevan a descubrir nuevos mundos, a escribir una nueva historia.

Dibujando los mapas del futuro

Fue como una bofetada suspendida en el aire. La noticia, aunque esperada llegó de golpe. Igual que el otoño ha aterrizado este año en nuestras ventanas. Se avecinan cambios. Lo sabía, lo se, aunque me resista a decirlo en voz alta. Todo cambia, y el futuro sigue desdibujado en mí mente, y me pide coraje. Y aunque me tiemblen las piernas no aparto esa mirada desafinte a mi mapa, quien sabe donde me llevará. Tal vez, por una vez, debería dejar que fuera el destino quien eligiera. Dejarme llevar, sin intentar controlarlo.

Hoy, sentada en un avión, sin un destino en mente (me pasa más a menudo de lo que jamás habría  imaginado) no puedo evitar pasar páginas de la revista de la aerolínea hasta dar con el mapa de vuelos y destinos. Otra vez me detengo y contemplo todas esas líneas que se cruzan y despegan. Todos esos destinos al alcance de la mano y veo en ese mapa un mundo de posibilidades y  se me ilumina el rostro. Si le doy rienda suelta a mis deseos te cuento que partiremos a tierras lejanas. Lo veo, palmo a palmo, despacio, que no lento, vamos recorriendo playas, montañas, mares… La duda surge de nuevo. ¿Debo regresar o partir hacia  nuevas aventuras? Y aunque deshaga  mis pasos en el mapa ¿no será acaso también un nuevo comienzo?

Me gusta pensar que la vida es como un mapa que vamos dibujando con cada nueva experiencia. Cerca o lejos, cada decisión que tomamos en la vida de forma consciente o inconsciente dibuja nuestro propio mundo en un mapa imaginario. Yo solo quiero que el mío esté lleno de color, de valentía y de sonrisas. Espero encontrar la respuesta en el mapa que se dibuja de mi futuro. ¿Y cómo no? Quiero hacerte participe de mi humilde aventura, a ti y a todos los que me lean. Seguiré retransmitiendo en la misma emisora. Ya sabes donde encontrarme. :-)

¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+1Pin on Pinterest6Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags: ,

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

8 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Hola Sonia, cómo estás? no sos la única persona que le pasa eso con los mapas! creo que si hacemos un grupo de soporte, seriamos miles y miles, al rededor del mundo, todos emocionados y trazando lineas imaginarias con el dedo, sobre mapas mundis.

    Me sumo a tu aventura desde ahora! Abrazo grande.

    Ah por cierto, te invito a mi blog, cuando quieras :)

    Slds, desde Uruguay.
    Lorena

    • Sonia dice:

      Hola Lorena,

      Muchas gracias por tu comentario. Pues sí, estaría bien lo del grupo de apoyo… lo bueno es que nos entendemos perfectamente los unos a los otros… :-) Ahora mismo me paso por tu blog!

      Un saludo,
      Sonia.

  2. Marta A. dice:

    Me ha encantado Sonia!
    Comparar la vida con los mapas… aunque a veces es mejor guardar el mapa y salirse de la ruta. Seguramente daremos un buen rodeo pero, ¿y todo lo que encontraremos en él? Para la vida y para los viajes: guardemos el mapa durante unas horas, ¡y a ver lo que pasa!
    Buena suerte!
    Un abrazo ;)

    • Sonia dice:

      Hola Marta!

      Tienes razón, a veces hay que dejarse llevar y salir de la ruta planificada… ;-) Lo tendré bien en cuenta tanto para la vida como para los viajes. Son las cosas que no esperas las que suelen formar parte de los recuerdos más preciosos. :))

      Un abrazo!
      Sonia.

  3. Elena dice:

    Yo también miro siempre la página de rutas de las aerolíneas y sueño con las posibilidades que abre ante mis ojos. Me ha encantado la comparación de los mapas con la vida, al final lo que cuenta es elegir la ruta que te haga más feliz aunque al principio te de miedo ;)

  4. Edu y Eri dice:

    A nosotros nos pasa lo mismo, tenemos un mapa y nos pasamos horas y horas hablando con él (a veces contesta). Quizá este no sea un post para hablar de monumentos o museos, pero es de lo mejorcito que has escrito últimamente :) Frases como “la vida es como un mapa que vamos dibujando con cada nueva experiencia” valen su peso en oro ^^

    • Sonia dice:

      Hola chicos! Muchas gracias por el comentario, me alegra que os guste el artículo, es parte de un desafío creativo que hacemos un grupo de gente llamado #veoveo. :))

      Un abrazo,
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top