Vive el Mediterráneo en Tossa de Mar

Tossa de Mar es uno de mis destinos de playa favoritos en la Costa Brava. Esta localidad catalana se encuentra la provincia de Girona y me fascina por haber sabido conservar el carácter autóctono a pesar de la gran afluencia de turistas de todas partes del mundo que la visitan.

Castillo de Tossa

Castillo de Tossa

Con su castillo a orillas del mar, Tossa ofrece una buena combinación de turismo de sol y playa junto con un patrimonio histórico y cultural singular. Disfrutarás tanto de su playa como de un paseo por las calles estrechas del centro histórico, repletas de tiendas y restaurantes.

Me encanta aprovechar durante el día sus playas y restaurantes, pasear por las abarrotadas calles del casco antiguo, restaurado y con casitas emblanquecidas, tomar un helado o disfrutar de una sabrosa comida al fresco…

Al atardecer, la sinuosa avenida que sube al castillo invita a ser andada. Familias, parejas, grupos de turistas…, todos avanzan a ritmo lento, entre los trenes turísticos por la subida al castillo. Las vistas son incomparables, el Mediterráneo y la ciudad.

Explorando el castillo de Tossa

Explorando el castillo de Tossa

Dentro del recinto amurallado hay restaurantes y tiendas, casas antiguas, el faro de Tossa y los restos de una antigua iglesia. Dicen que Ava Gardner quedó prendada de esta ciudad y tiene en su honor una estatua, no es de extrañar pues es fácil enamorarse de Tossa.

Qué ver en Tossa de Mar

Durante el día, especialmente en verano, no querrás apartarte de sus playas. Puedes elegir entre la playa grande, de unos 400 metros de longitud, o bien decantarte por alguna más íntima, como la Platja del Reig, la de la Mar Menuda o la Banyera de Ses Dones, todas en el núcleo urbano de Tossa de Mar. También, detrás del castillo, muy escondida está la Cala Es Codolar, una pequeña playa en un enclave histórico.

Playa grande en Tossa de Mar

Playa grande en Tossa de Mar

Si quieres ver el fondo marino pero no buceas, en Tossa de Mar ofrecen recorridos en barco con visión submarina (suelos acristalados) que hacen recorridos de aproximadamente una hora por los alrededores de Tossa. Son una muy buena opción también para aquellos que viajen con niños.

Si te quedas por la tarde no dudes en tomar el camino del castillo y subir a pasear por la Vila Vella. Las vistas son inmejorables y desde la subida al castillo hasta dentro de su recinto amurallado encontrarás deliciosos restaurantes de gastronomía mediterránea.

Iglesia en Tossa de Mar

Iglesia en Tossa de Mar

Ya por la noche puedes tomar unas copas en su paseo marítimo.  Aunque no es uno de los lugares más animados de la Costa Brava en cuanto a vida nocturna, sí encontrarás algunos locales en los que divertirte hasta bien entrada la madrugada.

A 95 kilómetros al norte de Barcelona y a 100 de la frontera francesa, la ciudad de Tossa de Mar ya era conocida en tiempos del imperio Romano. Ahora, esta bonita localidad costera cuenta con un castillo y una zona amurallada que data del Siglo XII, la Vila Vella.

Vista de Tossa de Mar

Cómo llegar a Tossa de Mar

La forma más fácil de llegar a Tossa es en coche ya que la ciudad no cuenta con estación de trenes y el transporte público es más limitado. Si viajas en transporte público desde Barcelona puedes coger un autobús desde la Estación del Norte con la compañía Sarfa. Puedes buscar aquí fechas y horarios para el autobús.

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags: ,

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top