veo veo

Veo veo: montañas recortadas

Veo veo: montañas recortadas

¿Como escribir sobre montañas cuando vivo en el país mas llano del mundo? En Holanda no hay montañas, por haber no hay ni colinas. Es un país sin relieve, plano. Tanto es así, que en neerlandés la palabra designada para paisaje es literalmente “tierra llana” (platteland). Muchos dicen que es un paisaje aburrido. Para mí es casi entrañable. No hay otro país igual.  Y tiene sus ventajas, no te creas, lo de ir en bici siempre llano… ¡no tiene precio! […]

Sigue leyendo →

Sigue leyendo →

Veo veo encuentros

Veo veo encuentros

Veo veo encuentros, cientos de encuentros, de todos los sabores y colores. Encuentros amargos, dulces y salados. Encuentros en tierras lejanas, encuentros inesperadamente esperados. Veo encuentros en aeropuertos. Mariposas en el estómago, nervios, anticipación. Veo encuentros inesperados, sorpresa, agrado. Veo encuentros por primera vez, con una sonrisa tímida y mucho que compartir. Veo encuentros esperados, con familias que se abrazan después de largo tiempo planeando ese momento. Veo encuentros que solo se pueden describir con sentimientos, nuevos comienzos. Ven a […]

Sigue leyendo →

Sigue leyendo →

Veo veo: relatos escondidos en un mapa

Veo veo: relatos escondidos en un mapa

Los secretos de un mapa Tengo que confesar dos secretos viajeros… y, además, son un tanto contradictorios. El primero es que soy mala- ¿qué mala? malísima- en geografía. El segundo, que adoro los mapas. Me puedo pasar horas mirando un mapa. ¿Y te preguntarás? ¿Entonces, los contemplas con una mirada vacía? De tanto observar algo de geografía se te debería quedar, ¿no? Pues al parecer, no, o más bien poco. Y sólo hay un remedio para mi falta de memoria […]

Sigue leyendo →

Sigue leyendo →

Calles y callejones. Sólo uno se llama Hamel

Calles y callejones. Sólo uno se llama Hamel

Veo veo… ¿qué ves? Veo calles estrechas, calles anchas, concurridas, comerciales, asfaltadas o de adoquines, de tierra y polvo… Veo calles tranquilas, calles que bordean ríos y canales, callejones sin salida. Veo la calle en la que solías pasar largas horas jugando cada verano, la calle donde regalaste tu primer beso, calles conocidas por todos, calles cuyos nombres no puedes pronunciar. Y déjame que te diga, si lo piensas bien, ¿no está la vida hecha de calles? Las calles por […]

Sigue leyendo →

Sigue leyendo →

Veo veo: una sonrisa, muchas sonrisas

Veo veo: una sonrisa, muchas sonrisas

La sonrisa. Cada vez que una persona sonríe mueve más de 17 músculos, y esto sólo en la cara. Si la sonrisa se convierte en risa profunda, contagiosa, catártica, ¿cuantos músculos se agitarán? Cuando supe que este mes en el veo veo hablaríamos de sonrisas pensé en buscarlas a mi alrededor. Veo veo ¿qué ves?…, solíamos jugar a este juego camino de la playa cada verano. Es inevitable no enlazar esos recuerdos con una sonrisa, pero no, no quiero hablar […]

Sigue leyendo →

Sigue leyendo →

Veo veo: aromas que viajan conmigo

Veo veo: aromas que viajan conmigo

Nota para quienes suelan leerme regularmente (o de vez en cuando): Hoy publico el primer artículo del que espero sea una serie de desafíos creativos con el tema propuesto por el grup Veo veo en Facebook. El tema del mes son los aromas. Hace ya algún tiempo escribí un artículo sobre viajar con el olfato, en referencia a los aromas que acompañan algunos de los destinos que he conocido. Hoy me voy a un viaje olfativo un poco diferente, espero […]

Sigue leyendo →

Sigue leyendo →

Top