Santiago de Compostela y el buen comer

Santiago de Compostela, donde tantos peregrinos llegan con dolor en los pies y la mente (un poco) más ligera, fue nuestro destino de viaje. Aunque no hicimos el Camino de Santiago, decidimos apostar la vida en un vuelo de Ryanair y bautizamos nuestra escapada a Santiago como como peregordinaje gastronómico. Fueron unos días intensos, donde nos pateamos buena parte de los bares y restaurantes de Santiago, buscando un bocado de cielo.

Tortilla de patatas del bar La Tita

Tortilla de patatas del bar La Tita

En Galicia se come bien. De eso no hay la menor duda y nosotras, en nuestro afán de disfrutar del viaje, nos recorrimos tantos bares y restaurantes como nos permitió el estómago. Si eres de los nuestros y te gusta comer bien, en Santiago puedes informarte gracias a un bloguero local, el Zampón de Santiago.

En el bar La Tita, probamos una magnífica tortilla de patatas. El desayuno y el chocolate caliente que sirven en la terraza del hotel Costa Vella, son de excepción. Igual de impresionantes que las tapas que sirven en multitud de bares y tabernas solamente con pedir una bebida. También es imprescindible una visita a una pulpería, no puedes irte sin probar la especialidad de la casa, el pulpo “á feira”.

Pasar por delante de una panadería o pastelería en Santiago sin detenerse unos minutos a contemplar las exquisiteces que asoman en su escaparate es casi imposible. La tarta de Santiago, que la puedes comprar en porción “individual”, está riquísima y el resto de tartas y dulces tienen un olor embriagador… Sin duda, me quedé con ganas de volver.

Tarta de Santiago

Tarta de Santiago

Santiago de Compostela es una ciudad que no llega a los 100.000 habitantes pero cuneta con más de 500 restaurantes. Cada dos pasos te encuentras una terracita o un local acogedor para beber un trago y comer de buen gusto.

Comida aparte. Santiago tiene mucho por ver. Su compacto casco histórico es una delicia para los sentidos, pasearlo, disfrutar de sus rincones, plazas, tiendas y terrazas. La Catedral de Santiago de Compostela, el centro neurálgico de Santiago está rodeada por un conjunto monumental de excepción y es de visita obligada.

La entrada al a catedral es gratuita y en su interior podrás admirar la magnífica decoración de sus retablos y capillas. En la nave principal cuelga el famoso botafumeiro y dicen que el templo acoge el sepulcro del apóstol Santiago, motivo por el cual es desde hace muchos años es centro de peregrinación católica.

En la plaza do Obradoiro, a parte de la catedral, se alzan también los edificios del Hospital de los Reyes Católicos, que actualmente acoge el Parador Nacional de Turismo de Santiago, y el palacio de Rajoy, Ayuntamiento de la localidad.

Con un poco de tiempo, merece la pena perderse por el parque de la Alameda, situado muy cerca del centro histórico y con unas preciosas vistas a la zona monumental.  Es un pulmón verde para oxigenarte durante la visita.

El Mercado de Abastos (abre todos los días excepto los domingos) está configurado por un entramado de pasillos en los que orientarte por el olfato. Pescado y marisco conviven con carnes, panes artesanales, paradas de quesos y embutidos, flores, frutas y verduras… Aquí podrás comprar alguno de los quesos artesanales que se producen en Galicia (y te los envasan para el viaje). Después de la Catedral de Santiago, este es el principal atractivo turístico de la ciudad.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top