Ruta turística en taxi por Dublín

Algunos viajes en taxi son tranquilos, otros ruidosos, a veces el taxista no deja de hablarte de cosas que no te interesan y otras vezes no le puedes arrancar ni una palabra… no es que viaje mucho en taxi pero a veces (si paga la empresa más) si que me subo en algunos. Por cierto… en Holanda ni acercarse, ¡que te cobran solo por mirar! jejeje. Bueno, bromas a parte hoy quería recordar uno de los viajes más curiosos, instructivos e interesantes que he hecho en taxi ultimamente.

Aunque coger un taxi para un trayecto largo es caro, lo que aprendí en un viaje de 45 minutos de taxi desde el aeropuerto de Dublín hasta la oficina en Dun Laoghaire no tiene precio… ;)

Black cabs en Belfast

Lo primero es que poca, muy poca, gente sabe pronunciar Dun Laoghaire correctamente. Si es que yo creo que hasta a los irlandeses les debe costar, en realidad se pronuncia algo así como Dan Lieri (así, tal y como lo leeis y que no tiene nada que ver con lo que habéis leido una línea más arriba). En fin, que creo que al taxista se le saltaron las lagrimitas cuando yo entré y lo pronuncié bien, así de sopetón. Que orgullosa que me sentía en ese momento… :)

Como empezamos con buen pie y teníamos que cruzar todo el centro de la ciuad, el taxista (mi taxista de ahora en adelante) decidió a convertirse en mi guía turístico personal en Irlanda. Y a mi me supo mal decirle que había vivido cinco meses en esa ciudad y que mucho de lo que me contaba ya lo sabía… de hecho era bonito recordar los lugares por los que había paseado.

Entre otras cosas me contó que el gaélico es lengua oficial junto con el inglés y todos los textos oficiales (tanto nombres de las calles como los documentos gubernamentales).

Los irlandeses de la costa este no hablan gaélico pero los niños si deben aprenderlo en la escuela. Muchos padres envían a sus hijos de vacaciones a la costa oeste, donde el gaélico está mucho más extendido, para que aprendan a hablarlo bien.

Pasando por el centro de Dublín me mostró la Customs House, el Trinity College y la antigua casa del escritor Oscar Wilde, que ahora es el American College de Dublín. La estatua del escritor sigue contemlando su antiguo hogar desde unos jardines cercanos. Todo esto, que recordaba ahora en fotografías, me volvía a la mente gracias a un guía improvisado. Me enseñó también los balcones de las casas cerca de Merrion Square, que se construyeron para ver pasar el rey de Inglaterra.

dublin-atardecer-en-el-liffey

 

Hablamos también de otros temas más comunes como el clima, que  este año 2012 parece andar un mes atrasado (según mi taxista, aunque yo diría que le faltan 2 meses por lo menos). Y que la cirsis se nota en todas partes, aunque él tiene su casita de veraneo en Alicante, me comentó que muchos negocios allí han cerrado y que la gente veranea menos en España por falta de presupuesto.

También aprendí que muchos irlandeses emigraron buscando una vida mejor en los años 70 -80. Entre otros, mi taxista, que se mudó a Canadá donde nacieron sus hijos. Ahora, con el rebrote de la crisis en Europa también hay irlandeses que cogen sus cosas y se mudan a América de nuevo.

En definitiva, salí del taxi con la impresión de haber hecho un pequeño recorrido por la historia y las calles de Dublín… un tiempo de viaje bien aprobechado. ;)

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

4 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Todavía no he visitado esta ciudad, pero siempre me han comentado que su gente es muy abierta y amable, y este taxista parece así demostrarlo. Siempre está bien que te hagan un pequeño recorrido turístico.
    Saludos

    • Sonia dice:

      La verdad es que sí, el taxista fue súper simpático. En general también en los Bed&Breakfast donde he estado también han sido muy amables. Una ciudad que seguro que te gustaría. Y es tan pequeñita que en un fin de semana la puedes ver. :)

  2. Pues sí que era majo el taxista!! Y muy hablador… Nosotros no tenemos ninguna experiencia destacable con taxis ni taxistas.

    Por otro lado vivir cinco meses en Dublín debe ser toda una experincia… No hemos estado nunca, pero a pesar de ello sentimos una gran simpatía por la ciudad

    • Sonia dice:

      Gracias por el comentario! Pues la verdad es que fue una experiencia interesante la de vivir en Dublín. Pues si os animáis a visitar Dublín podéis hacer una escapada un fin de semana largo, es una ciudad pequeñita y se puede ver bastante rápido. :)

      Un saludo,
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top