Quebec, la ciudad más bella de Canadá

Llegar a Quebec es como recibir una bocanada de aire europeo. El Centro histórico de la ciudad, el único amurallado en América del Norte, es patrimonio de la humanidad desde 1985. Paseando por sus calles adoquinadas es fácil olvidar que estás en Canadá.

Calesas en Quebec

Calesas en Quebec

Quebec es el repicar de herraduras sobre los adoquines. Las calesas que pasean a turistas y el aroma de una crêpe recién preparada…

Lo que me viene a la memoria cuando recuerdo Quebec son largos paseos por calles repletas de restaurantes mientras intentábamos dormir a Miss. A y nos salivaba la boca ante la prospección de una cena con regusto francés. Recuerdo con muy buen sabor de boca la cena en el restaurante Chez Boulay Bistro Boréal, en la calle Saint-Jean, y la contundente raclette que comimos en Le Petit Coin Latin.

Se escucha mucho francés en Quebec aunque en los hoteles, restaurantes y otros servicios turísticos te atenderán también en un perfecto inglés.

Una ciudad amurallada

La parte alta de la ciudad, intramuros, cuenta con algunos de los edificios más fotografiados de la ciudad, uno de ellos el castillo Frontenac.

Chateau Frontenac Quebec

Chateau Frontenac Quebec

El Chateau Frontenac, un hotel de lujo, domina el horizonte de la cuidad. A sus pies se extiende la Terrasse Dufferin, un paseo entablado que ofrece magníficas vistas sobre el río San Lorenzo. Puedes bordear esta terraza, al lado de un acantilado, hasta llegar a el parque de los Llanos de Abraham, donde se encuentra la ciudadela de Quebec. Aquí se libró la batalla entre tropas inglesas y francesas en 1759.

Quebec

Quebec

También en la ciudad alta (haute ville) podrás contemplar cuadros y dibujos en la Rue du Trésor, una galería de arte al aire libre, comprar en el mercadillo que hay al lado de la catedral Holy Trinity (a probar las crêpes de estilo americano) o dejarte sorprender por algún espectáculo callejero en la Terrasse Dufferin.

Baisse ville y barrio petit Champlain

La ciudad alta y la baja se comunican directamente a través de una empinada cuesta. Puedes utilizar el atajo en forma de escalera, la rompe cuellos (Escalier Casse-Cou) o bien tomar el funicular.

En mi opinión, el funicular es mejor evitarlo. Cuando yo estuve había cola para entrar, estábamos apiñados dentro de la caja de cristal y los que teníamos cochecito nos obligaron a plegarlo. Al final, optamos por la ruta menos directa pero accesible con cochecito.

Ville Baisse Quebec

Ville Baisse Quebec

La ciudad baja, frente al río, es la parte más antigua de la ciudad. En ella encontrarás numerosas galerías de arte y talleres de artesanos. Hay tiendas para turistas y restaurantes para los visitantes en los que raras veces verás un local. Nosotros entramos en Atelier les trois Corbeaux y nos fascinó ver cómo se trabaja el cristal de forma totalmente artesanal. Esta zona es 100% turística hoy en día pero a pesar de todo no se puede negar su belleza.

Taller cristal Quebec

Taller cristal Quebec

Otros atractivos turísticos de Quebec

  • Isla de Orleans
  • Parque de la catarata de Montmorency
  • Paseo en barco por el río San Lorenzo
  • Colina parlamentaria y edificio del parlamento
  • Parque de atracciones interior de Galeries de la Capitale.
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top