Pals, rural y muy mediterráneo

A unos seis kilómetros de la03 Costa Brava encontrarás Pals, un pueblo medieval de la comarca del Baix Empurdà, en Cataluña famoso por haberse conservado intacto al paso de los siglos. Su centro histórico es de origen medieval, aunque en sus calles se mezclan estilos arquitectónicos variados. Aquí destaca una torre románica construida entre los siglos XI y XIII, los locales la conocen como la Torre de las Horas.

La villa almurallada de Pals

La villa almurallada de Pals

La aldea amurallada de Pals se recorre bien en una mañana o una tarde, está trazada a base de calles que se entrecruzan, donde cada piedra cuenta una historia. Con arcos de medio punto y balcones donde asoman flores. Desede le mirador de Josep Pla, donde podrás contemplar los alrededores de Pals, desde los campos del Ampurdán hasta las islas Medas, en el mar Mediterráneo, hasta la calle mayor o la iglesia de San Pere, Pals no tiene desperdicio. Siéntate a tomar un café en la plaza Mayor y disfruta de la tranquilidad de este fascinante pueblo amurallado.

Calle en Pals

Calle en Pals

Pero Pals no es sólo el encanto que atrapan sus murallas, también merecen la visita sus alrededores, con algunas masías dispersas, fortificadas, y campos de arroz. Entre las masías que merece la pena ver en Pals se encuentran el Mas Roig, la Torre Pedrissa o el Molí de Pals (Mas Tafurer), además de la Torre Mora, que data del siglo XV y donde puedes detenerte para hacer un picnic en sus mesas y bancos.

La historia de Pals gira alrededor del cultivo y consumo de arroz. Si decides dar una vuelta por sus alrededores (a pie o en bici) podrás ser testimonio de ese paisaje de campos y arrozales. La tradición de cultivo del arroz en Pals arrancó en el siglo XV y a pesar de haber sufrido algunos altibajos, todavía hay una veintena de familias en Pals que se dedican a esta labor.

Casas y balcones en Pals

Casas y balcones en Pals

Arcadas en la plaza de Pals

Arcadas en la plaza de Pals

Aunque el núcleo urbano de Pals está alejado del mar (a unos 6 kilómetros) en el litoral mediterráneo encontramos la Playa de pals. Esta playa, que ocupa 3,5 kilómetros de longitud, está dividida en dos playas, la del Grau y la Platja Gran. En ellas se puede practicar una buena cantidad de deportes acuáticos como kitesurf, surf, windsurf o kayac entre otros.

Cómo llegar a Pals

La forma más sencilla de llegar a Pals es hacerlo en coche. Desde Barcelona hay que coger la autopista AP7 en dirección Francia y salir en Vidreres/Lloret (salida 9) y seguir los indicadores a Pallamos (C-31).

Si deseas leer má acerca de la faceta turística de pals puedes consultar su página oficial de turismo: Visit Pals. También encontrarás rutas por el pueblo y sus alrededores.

Rincones de Pals

Rincones de Pals

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags: ,

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top