Palazzo Pitti, Florencia

Cruzando el Ponte Vecchio desde el centro histórico de Florencia, al otro lado del río Arno, encontrarás el Palazzo Pitti. Este palacio de la familia Medici esta asentado en un edificio de estilo renacentista que data del siglo XV. Este palacio fue utilizado en el siglo XIX como base militar para Napoleón I y más tarde como residencia oficial de los Reyes de Italia.  A principios del siglo XX el palacio fue donado al pueblo de Italia. Ahora, abierto al público como museo puedes visitar tanto las exposiciones en las alas del palacio como sus jardines.

Palazzo Pitti, Florencia

Palazzo Pitti, Florencia

El museo hoy en día es utilizado como sala de exposiciones y acoge entre sus paredes una buena variedad de galerías y exposiciones. Empezando por la Galería Palatina,  donde podrás ver una impresionante colección de arte de los Medicis repartida por lo que un día fueron los apartamentos reales, con obras de Rafael, Tiziano, Corregio, Rubens y Pietro da Cortona. Las habitaciones de estilo barroco y con impresionantes frescos también son dignas de contemplar.

Entrada al Palacio Pitti

Entrada al Palacio Pitti

A lo largo de otras 30 habitaciones se distribuye una gran colección de arte moderno, con obras de artistas italianos de renombre que produjeron su arte entre 1800 y 1939. Para ver arte moderno creado después de la Segunda Guerra Mundial debes visitar el centro de arte contemporáneo en la ciudad de Prato.

También en el palacio Pitti se encuentra el Museo de la Plata, con una importante colección de joyas y piedras preciosas. Otros museos son el Museo de la Porcelana, en el Casino del Cavaliere, situado en los jardines Bóboli, la Galería de Trajes, con un conjunto de vestidos que van desde el siglo XVI hasta la actualidad, o el Museo de Carruajes.

Jardines del Palacio Pitti

Jardines del Palacio Pitti

La entrada completa al museo te costará 10 euros y te permitirá visitar tanto las exposiciones como los jardines Boboli, bastante amplios aunque a mi parecer (en el mes de marzo) poco cuidados. Las fuentes estaban paradas y las estatuas sucias… una pena que no se conserve del todo bien una obra de valor histórico y artístico como esta.

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

1 comentario

Trackback  •  RSS de comentarios

Sitios web que enlazan a este artículo

  1. Bitacoras.com | 10 mayo, 2011

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top