Montreal, la más sosa de Canadá

Montreal es la ciudad francófona más poblada de Canadá y fue nuestra primera incursión en el país. Tal vez debería echarle la culpa al jet lag pero Montreal fue sin duda la ciudad que menos me gustó de Canadá. Es una ciudad que pasa sin pena ni gloria. Mi sensación, después de pasar poco tiempo en esta ciudad, es que tiene buenas zonas para vivir (a juzgar por lo que vi atravesándola en coche) pero poco interés turístico. A mi, no me despertó ganas de más.

Visitamos el centro histórico y financiero pero muchas calles se encontraban en obras, lo que desmerecía un poco la visita. Lo que más me gustó fue el parque de Mont Royal, una enorme extensión de verde con visitas panorámicas a la ciudad.

Qué ver en Montreal (sin perder el tiempo)

Notre-Dame de Montreal

La catedral de Notre-Dame de Montreal está situada en el centro histórico de la ciudad. 

Catedral de Montreal

Catedral de Montreal

Se trata de una basílica de estilo neogótico, con dos campanarios, que data del siglo XIX. Frente a la iglesia se encuentra la plaza de Armas y puedes visitarla por libre o en una visita guiada de unas 2 horas. En 1989 fue declarada monumento histórico nacional.

Mont-Royal 

Mont-Royal es una colina y parque situados muy cerca del centro de Montreal. Sin duda lo que más me gustó de la ciudad. Su punto más alto alcanza los 233 metros de altura y tiene una extensión de 200 hectáreas.

Chalet en Mont Royal

Chalet en Mont Royal

Vista de Montreal

Vista de Montreal

Con múltiples desniveles, no han de extrañarte la cantidad de escaleras que encontrarás a tu paso. Gracias a ellas podrás llegar más fácilmente a los dos belvederes del parque. El más famoso, y que merece una visita, es el Kondiaronk, una gran terraza semicircular con un chalet, que ofrece magníficas vistas del centro de Montreal.

Además de gente haciendo deporte, en este parque encontrarás un lago artificial, una pequeña pista de esquí y caminos para practicar esquí de fondo en invierno.

RÉSO, Una ciudad bajo tierra

Montreal, igual de Toronto, cuenta con un entramado de corredores subterráneos que conectan la ciudad. Ideal en los meses de invierno para salvar las gélidas temperaturas del exterior, el RÉSO, es en realidad un gran centro comercial. Se conecta con los principales centros de compras y estaciones de metro de la cuidad.

Vieux Montreal

El barrio histórico de Montreal es seguramente el más atractivo de la ciudad para un visitante de paso. Cuenta con varios puntos de interés, entre los que detacan destacan la basílica de Notre-Dame de Montreal o el edificio de ayuntamiento, además del puerto viejo y el mercado de Bonsecours. Algunos edificios de esta zona datan del siglo XVII así que merece la pena darse un paseo  por allí. Además, encontrarás en él una buena oferta gastronómica.

Vieux Montreal

Vieux Montreal

Jardín botánico 

Otro atractivo turístico de Montreal es su Jardín Botánico, El Segundo mayor del mundo. Situado al lado del Estadio Olímpico, este parque fue inaugurado en 1931. Yo no lo he vistiado pero con algo más de tiempo podría formar parte de tu agenda de visitas.

Nota: la ciudad es famosa también por sus festivales, como el festival de Jazz. Si eres un amante de este tipo de música tal vez veas Montreal desde un punto de vista muy diferente al mío. Has visitado la ciudad y te ha enamorado ¡cuéntamelo! ¡Dame razones para querer volver! :)

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

2 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Aurora dice:

    No te has enterado de nada de tu viaje a Montreal probablemente porque fuiste como el típico turista no como viajero , Montreal si sabes verla y vivirla , es una ciudad apasionante un

    • Sonia dice:

      Hola Aurora,

      Seguramente hay muchas formas de ver Montreal y si la hubiera conocido en otras circunstancias o con alguien de allí, probablemente mi impresión sería muy distinta. El caso es que lo que relato en el blog es lo que yo sentí en mi corta estancia.

      Un saludo,
      sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top