Maastricht, la más sureña de Holanda

 

Maastricht es capital de la provincia de Limburgo, en el sur de los Países Bajos y muy cerca de las fronteras de Bélgica y Alemania. Esta bella ciudad es conocida por ser el lugar donde se firmó el tratado de Maastricht de la Unión Europea pero famosa entre los viajeros por su oferta gastronómica y sus bellas iglesias.

En su núcleo urbano, la ciudad cuenta con 125.000 habitantes.  Aunque esta bastante alejada de Ámsterdam, a 220 kilómetros, y de la zona del Ranstad, Maastricht es una ciudad próspera y con un gran atractivo turístico.

Maastricht es una de las ciudades más antiguas de los Países Bajos y muestra de ello son sus monumentos históricos. En el centro de la ciudad podrás ver desde partes de la antigua muralla, hasta numerosas iglesias, como la famosa Basílica de San Servacio, y edificios históricos. Además, Maastricht cuenta con una buena oferta cultural, con universidad, instituto de bellas artes y escuela superior de teatro.

Ayuntamiento de Maastricht

Entre sus atractivos turísticos destaca la gran oferta gastronómica de Maastricht. Cuando estuve de visita fui al restaurante De Cuyp, muy recomendable en mi opinión. Cocina holandesa pero ¡¡de calidad!!

La ciudad fue asediada por los españoles durante la guerra de los ochenta anos, también la asediaron los franceses en el siglo XVII, y a puertas de la ciudad murió el mosquetero D’Artagnan en el combate final.

Vista de Maastricht

En el centro de la ciudad encontrarás varias iglesias y basílicas de interés así como las principales calles comerciales de Maastricht. Vale la pena acercase hasta la Marktplein para admirar el edificio del Ayuntamiento y disfrutar del mercado tres días a la semana. Son curiosas también las iglesias reformadas y ahora utilizadas con otros fines como una librería o el hotel kruisenherenhotel.

No te vayas sin asomarte por el puente mas viejo de la ciudad, ir de compras por la Grote Straat, la Kleine Straat y el mercado Entre Deux, visitar la plaza de Nuestra Señora, con una basílica que lleva el mismo nombre y tomar algo en uno de los locales que rodean la Plaza del Vrijthof.

Iglesias en Maastricht

También vale la pena visitar los restos de la antigua muralla y dar un tranquilo paseo por el parque de la ciudad. Por su tamaño, no necesitarás más de un fin de semana para ver la ciudad.


Relatos de otros viajeros  #postamigo

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

1 comentario

Trackback  •  RSS de comentarios

Sitios web que enlazan a este artículo

  1. Maastricht: Algo más que un tratado | En el mundo perdido | 13 mayo, 2012

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top