Kyoto, la ciudad de los mil templos

Decir que Kyoto es la ciudad de los mil templos puede parecer atrevido pero de hecho se queda corto… ¡Kyoto cuenta con unos 2000 templos!

Antes de viajar a Japón tenía una idea anclada en la mente, mi ciudad preferida sería Kyoto. Así, simple y llanamente estaba convencida de ello porque Kyoto cumple con todos los requisitos para estar entre mis ciudades preferidas del mundo: es una ciudad de tamaño medio (al menos comparada con Tokio), conserva un gran legado histórico y mantiene tradiciones vivas, es famosa por su gastronomía y, además, cuenta con un buen número de monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad… ¿se puede pedir algo más?

Entrada a un templo en Kyoto

Entrada a un templo en Kyoto

Yo diría que no, pero al llegar a Kyoto, después de unos días en Tokio, me di cuenta que, aunque en Kyoto hay muchísima historia, monumentos y folklore yo no podía evitar seguir pensando en Tokio. Es como ver el hombre (o mujer, depende) de tus sueños y seguir pensando en esa otra persona… Para mi, Tokio era la ciudad que mejor me encajaba.

Si has visitado Kyoto probablemente te ha enamorado con sus encantos, no es de extrañar, y si no la has visitado todavía, ponla en tu lista de visitas imprescindibles en Japón. Kyoto merece que le dediques varios días de tu viaje, para que puedas ir descubriendo sus templos, sus calles y sus rincones. Kyoto es una ciudad fantástica, que enamora, pero a mi ya me había robado el corazón Tokio.

Qué ver en Kyoto

Si te gusta visitar templos y monumentos estás de enhorabuena. En Kyoto ciudad hay 13 monumentos históricos designados Patrimonio de la Humanidad y muchos más centros religiosos. Se cuentan 1600 templos budistas y 400 santuarios sintoístas, además de palacios, jardines y otros edificios históricos. Hay una buena razón para ello y es que Kyoto no fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial y es una de las ciudades mejor conservadas de todo Japón.

Templo del pabellón dorado

Kinkaku-ji, el templo del pabellón dorado, es uno de los templos más impresionantes de Kyoto. Es famoso por ser un símbolo de la cultura Kitayama pero lo que más impresiona es el color dorado de sus paredes, recubiertas de oro, así como la belleza de los jardines que lo rodean. El templo está situado a orillas de un estanque y su reflejo dorado en el agua lo hace todavía más enigmático.

Templo del pabellón dorado

Templo del pabellón dorado

Este templo es uno de los más famosos de Kyoto así que si quieres sacar la foto, evitando que las cabezas de otros turistas la estropeen, visítalo a primera hora de la mañana. Puede ser un buen punto de partida para visitar luego otros templos en el norte de la ciudad.

Encontrarás en templo del pabellón dorado, al norte de la ciudad. Para llegar puedes subirte a uno de los autobuses que tienen parada cerca de la estación de trenes de Kyoto (las líneas 101 o 205 te dejan cerca del templo, en unos 40 minutos desde la estación de trenes). Una vez visitado el templo, puedes andar hasta otro famoso templo, el Ryōan-ji, famoso por su jardín Zen de piedras.

Ryōan-ji, el templo del jardín Zen

El templo Zen de Ryōan-ji fue construido en el año 1450 y su jardín seco, o de piedras, fue diseñado como un lugar de belleza escénica al sur de los aposentos del sacerdote principal. Se trata de un jardín rectangular (peinado, como me gusta llamar a mi a los jardines Zen) con varias rocas y rodeado por un muro. El templo se puede visitar por dentro y es interesante para contemplar la arquitectura tradicional japonesa en las diferentes estancias del templo y los jardines que lo rodean. Yo soy poco entendida en jardines Zen pero me pareció ver otros más interesantes, aunque menos famosos, que este.

Templo de Ninna-ji, de estilo imperial

Otro templo al que se puede llegar andando después de visitar Ryōan-ji es el de Ninna-ji. Este templo, que igual que el anterior se puede visitar por dentro, fue establecido en el año 888 por el Emperador Uda. El complejo de Ninna-ji cuenta con una de las tres grandes puertas de Kyoto, una pagoda de cinco pisos y el palacio privado, residencia del sacerdote imperial. Probablemente lo más interesante de la visita es entrar en los aposentos del sacerdote, por su arquitectura, con un interior parecido a las estancias de un palacio imperial, además de admirar los cuidados jardines que rodean el templo.

Templo en Kyoto

Templo en Kyoto

Jardin Sogechi y el templo del dragón celestial

Para acabar de redondear el día de visitas a los templos de Kyoto puedes acercarte al templo Tenryu-ji, conocido como el templo del dragón celestial. Para llegar a este templo deberás utilizar algún medio de transporte ya que encuentra al oeste de Kyoto, fuera de la ciudad. Para ir a Tenryu-ji puedes tomar el tranvía en dirección a Arashiyama, final de línea (también llega el tren para quienes quieran aprovechar el JR) y bajar en la última parada. La parada de tranvía está a escasos cinco minutos del templo de Ninna-ji.

Tenryu-ji, situado en la ciudad de Arashiyama, es considerado uno de los cinco grandes templos Zen de Kyoto y fue construido en 1339 por el Shogun Ashikaga Takauji. Su nombre significa templo del Dragón Celestial y lo más interesante, a mi parecer, se esconde tras el edificio principal, Hojo; se trata del Jardín Sogenchi, declarado Patrimonio de la Humanidad. Este jardín todavía conserva el mismo diseño desde que lo ideara Muso Soseki en el siglo XIV y es un lugar perfecto donde dar un paseo y disfrutar de la harmonía con la naturaleza.

Cuando paseaba por el jardín me encontré con varias parejas de japoneses vestidos con kimono y dando un tranquilo paseo por el parque o contemplando la belleza del mismo sentados en un banco. Sentí que por un rato había viajado en el espacio y el tiempo hacia un lugar único.

Bosque de bambú

Cerca de la parada de tranvía de Arashiyama también merece la pena dar un paseo por el famoso bosque de bambú. Probablemente lo encontrarás bastante atestado de turistas, a no ser que lo visites a primera hora, y de rickshaws que ruedan tras las musculares piernas de su porteador…

Aunque muy turístico, merece la pena dar un paseo por este bosque, contemplar los altísimos árboles de bambú meciéndose al viento y visitar alguno de sus santuarios. Se pueden hacer varias rutas a pie o en bici para visitar la zona. Hay indicadores de la distancia a la que se encuentra cada santuario. Un extremo de este bosque comunica con el jardín Sogenchi.

chicas-bamboo-groove

Chicas en el bosqué bamboo

Bosque de Bambú

Bosque de Bambú

Otras visitas en Kyoto, tradición y modernidad

Otra de las zonas de Kyoto que hay que conocer sí o sí es el barrio de Gion. Aquí, se dice, todavía vive un buen número de geishas y maikos (aprendices de geisha) y, con un poco de suerte, podrás verlas salir y entrar de las exclusivas casas de té de la zona. Eso sí, hay que tener paciencia o suerte. Cuando yo estuve allí no conseguí ver ninguna. Fue la hora equivocada o la suerte que jugó en mi contra pero, de todas formas, opino que Gion es uno de los barrios más bonitos para pasear en Kyoto.

Gion, con sus casas antiguas y calles estrechas conseguirá hacerte retroceder en el tiempo…. En sus inmediaciones puedes visitar el santuario de Yasaka-jinja. Recomiendo hacer una visita de noche para ver sus faroles iluminados.

Santuario en Gion, Kyoto

Santuario en Gion, Kyoto

Kyoto es una ciudad histórica que te brinda la oportunidad de disfrutar del contraste entre sus constantes recuerdos del pasado y los guiños al futuro en las inmediaciones de la estación de tren de Kyoto, con un moderno y controvertido diseño arquitectónico y la Kyoto Tower, una alta estructura de comunicaciones que ofrece vistas sobre el centro de la ciudad.

Torre de Kyoto de noche

Torre de Kyoto de noche

Además, si dispones de suficiente tiempo en la ciudad, puedes dar un paseo por el camino de la filosofía en Kyoto, imprescindible para quienes la visiten en primavera, durante el Hanami, ya que sus laderas estarán bordeadas por cerezos en flor. También merece la pena visitar el famoso templo de Kiyomizu-Dera, el templo de la colina, que destaca por tener una gran baranda sostenida por cientos de pilares de madera, sobresaliendo de la colina que da la impresión de estar flotando en el aire. Aunque yo no lo visité, este templo es también uno de los más famosos de la ciudad.

Otro templo famoso en Kyoto (o para ser más exactos, cerca de Kyoto) es el de Fushimi Inari Taisha, famoso por sus toriis rojos y por su aparición en el cine gracias a la película Memorias de una Geisha. Merece la pena dar toda la vuelta a la colina, aunque para ello tendrás que llevar buen calzado y  reservar entre 2 y 3 horas para poder visitar todo el complejo sin prisas. Este famoso templo sintoísta está dedicado a la diosa del arroz y es uno de los símbolos de Japón. Aunque lo considero una de las visitas más interesantes de Japón, no lo he destacado antes en este artículo ya que la visita a Inari es perfecta par combinarla con una excursión a la ciudad de Nara.

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+1Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

2 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Marta A. dice:

    Wow! Qué pasada de templos!! Nunca he pisado Asia pero me están dando muchas ganas de ir y cruzarme con una geisha, jejeje.

    • Sonia dice:

      La verdad que Kyoto es una ciudad muy bonita, con tantos templos y tanta historia. Merece mucho la pena y Japón en general también! Apúntalo como tu primer candidato en Asia ya!!! :))

      Un abrazo,
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top