Ámsterdam en una tarde

Llegas al aeropuerto de Schiphol y tomas un tren (mejor que un taxi, pues te ahorrarás un buen dineral) dirección Ámsterdam. Descargas la mochila o la maleta en tu hotel (o en las taquillas de la estación central) y quieres salir a pasear por la ciudad.

Si tienes pensado pasar más días descubriendo Ámsterdam te recomiendo complementar la visita con los siguientes itinerarios:

24 horas en Ámsterdam – itinerario de un día
48 horas en Ámsterdam – itinerario de dos días

Es tu primera toma de contacto con la ciudad. Te recomiendo la siguiente ruta por Ámsterdam:

Centraal Station > Dam Square > Barrio Rojo > Nieuwmarkt > Centraal Station

1 – Salida y llegada a Centraal Station

El recorrido que propongo por Ámsterdam empieza en la estación central de trenes. 250.000 personas pasan por esta estación de trenes a diario. El edificio fue construido a finales del siglo XIX por el mismo arquitecto que diseñó el museo Rijksmuseum. A parte de ser un nudo de comunicaciones, con trenes a destinos nacionales e internacionales, paradas de tranvía, metro y autobuses, la estación en sí no es un gran atractivo turístico. La fachada (aunque estará en obras hasta 2015) es interesante, de estilo neoclásico, pero en el interior tiene prioridad la funcionalidad. Encontrarás algunas tiendas como el supermercado Albert Heijn o el HEMA, un Starbucks y taquillas abiertas las 24 horas para dejar tu equipaje.

Centraal Station

Dejando atrás la estación de trenes de Ámsterdam, sigue andando por la avenida de Damrak en dirección la famosa Plaza del Dam. Con sus figuras vivientes, carruajes de caballos y la fachada del antiguo ayuntamiento, ahora el Palacio real, esta plaza es els corazón de Ámsterdam. Aquí verás la iglesia nueva, Nieuwe Kerk, el edificio de correos, el museo de la cera y el hotel Krasnapolsky. Pero antes de llegar a la plaza, todavía en Damrak, verás que a mano derecha se suceden los restaurantes y tiendas de recuerdos, a la izquierda una parada de barcos en los que podrás hacer un recorrido por los canales de la ciudad. Y detrás de los barcos, la primera postal de Ámsterdam, unas pintorescas casas de estilo holandés y con el famoso café, Grasshopper, de telón de fondo. Es difícil no sucumbir a la tentación de sacar una veintena de fotos  (o más) nada más echar a andar.

  • Beurs van Berlage:  Unos metros más adelante te encontrarás con un edificio de ladrillo rojo, austero, es el Beurs van Berlage, diseñado como edificio de la bolsa de valores y terminado en 1903. Fue una de las primeras bolsas en operar en Europa. Ahora se celebran en él eventos variados y conciertos de música de cámara. Fue aquí donde se celebró la ceremonia civil de la boda de los reyes de Holanda, Willem-Alexander y Máxima Zorreguieta.
2- Dam Square, el corazón de Ámsterdam

Puede que olor a patatas fritas, y la gente que te habrás cruzado saboreando este manjar en conos de papel, haya domado tus sentidos y ahora mismo estés haciendo cola en Manneken Pis para comprar tu ración (en la calle Damrak). En Manneken Pis alardean de tener más de 20 salsas disponibles pero la preferida es sin duda frietje oorlog (con mayonesa, salsa saté y cebolla). Si no es así te quedará poco ya para llegar a la famosa Dam Square.

Vista de Dam Square

En esta plaza, donde se celebran eventos de forma regular (fútbol o voley playa, ferias con atracciones, conciertos…) encontrarás algunos de los principales monumentos de Ámsterdam, incluyendo el Palacio Real, la Nieuwe kerk (iglesia nueva) el museo de la cera o el monumento del Dam a los caídos durante la segunda guerra mundial.

Justo detrás de la Dam Square, si avanzas entre la iglesia de la Nieuwe Kerk y el Palacio Real, en la calle encontrarás el antiguo edificio de correos, ahora reconvertido en un centro comercial, el Magna Plaza (Nieuwezijds Voorburgwal 182, Amsterdam).

  • Museo de la cera Madame Tussauds: es una opción interesante de visitar si viajas con niños, sino pues es lo mismo que puedes encontrar en muchas otras ciudades. El museo está en la misma plaza del Dam, no tiene pérdida. Si te gustan las experiencias terroríficas, un poco más abajo de Dam Square, en la calle Rokin encontrarás la entrada al túnel del terror (Amsterdam Dungeons)
  • Palacio Real: Pasé muchas veces por delante del palacio real antes de entrar en él pero es realmente una visita que merece la pena. La estancia principal del palacio, la sala del pueblo, es realmente bonita y un paseo por sus otras habitaciones también merece la pena. La entrada incluye audioguía.
  • Nieuwe Kerk: Esta iglesia, aunque a mi parecer un tanto austera, es el lugar donde se hacen las coronaciones reales. La última fue el 30 de abril de 2013. Además, suele utilizarse como sala de exposiciones para exhibiciones de arte.

A parte de ver estatuas humanas, malabaristas y activistas por la paz, en la plaza del Dam también podrás contemplar el monumento nacional, dedicado a los soldados caídos durante la Segunda Guerra Mundial o bien entrar en el edificio del Bijenkorf (un centro comercial que es lo más parecido que he encontrado en Holanda a El Corte Inglés español) o en la tienda de Souvenirs con más gusto de la ciudad, Dam Square Souvenirs.

3 – Entrando en el Barrio Rojo de Ámsterdam

Deja atrás la famosa plaza de Dam para adentrarte ahora en la parte más antigua de Ámsterdam, De Wallen, más conocido como el barrio rojo (o por su nombre en inglés Red Light District). La mejor forma de poner rumbo hacia el barrio rojo es caminando por la calle Damstraat (queda del lado de la tienda de Dam Square Souvenirs).

  • Wynand Fockink:  La primera parada en este barrio histórico puede ser a la licorería artesanal Wynan Fockink. Cuesta un poco encontrarla ya que no está en una calle principal sino un poco escondida en callejuelas estrechas pero la búsqueda merece la pena. La historia de esta destilería de licores se remonta al siglo XVII (Pijlsteeg, 31, Amsterdam) y sus licores se sirven en pequeñas copas que se llenan a rebosar.

Puedes visitar la zona del Barrio Rojo por la tarde, antes que anochezca, y luego revisitar las principales calles tras la puesta del sol, para ver los neones y luces rojas en plena acción.

Sigue por la calle Damstraat y cruzarás un par de canales, en el tercero, gira a la izquierda, estarás en la calle Kloveniersburgwal y al fondo ya deberías ver el impresionante edificio de De Waag, que se alza imponente en la plaza Nieuwemarkt. Déjate perder por el entramado de calles del barrio rojo. Al ser también uno de los barrios más antiguos de Ámsterdam te sorprenderá encontrar en él rincones preciosos. Es, sin duda, un barrio de contrastes; antiguas casas de fachadas pintorescas y con flores en las ventanas contrastan con coffeshops, iglesias y museos conviven con los escaparates de las prostitutas…

4 – Plaza de Nieuwmarkt y sus alrededores

Nieuwmarkt es una de las plazas más animadas del centro histórico de Ámsterdam, y en medio se alza uno de los restaurantes más bonitos e la ciudad, In de Waag. De Waag es un edificio histórico que había sido una antigua puerta de la muralla  de Ámsterdam y que más tarde sirvió como casa de pesos, cuando se celebraba aquí el tradicional mercado de los quesos.

In de Waag, Ámsterdam

La plaza del Nieuwmarkt, mercado nuevo, es un lugar ideal para parar a recuperar energía. La encontrarás a rebosar de restaurantes y bares para todos los gustos y, en los meses de verano, muchas terrazas. Puedes elegir comer en el sofisticado restaurante In de Waag, iluminado con cientos de velas naturales, o bien probar un plato tailandés en el restaurante Song kwae. En Villa Nieuwmarkt ofrecen cocina internacional y hay varios bares donde tomar algunas “tapas” y cerveza local.

Si visitas la plaza un sábado por la mañana o a media tarde te encontrarás con un mercado de productos biológicos. En algunas paradas también puedes pedir una crêpe para llevar o unos poffertjes (deliciosos).

  • El templo de He Hua: Cuando salgas de la plaza de Nieuwemark sigue caminando por la calle Zeedijk. Sabrás que has entrado en el barrio chino de Ámsterdam porque los nombres de las calles están escritos en chino y holandés. Empiezan a proliferar los restaurantes chinos y en medio de casas tradicionales holandesas asoma el templo chino más importante del país, He Hua. Se puede visitar a diario entre las 12:00 y las 17:00 (desde las 10:00 los domingos).

Sigue por Zeedijk hasta encontrarte con la calle Korte Niezel, a mano izquierda te hallarás en pleno barrio rojo. Los canales de esta zona se animan al caer la noche, con las luces de neón rojas, el museo erótico, varios cines y teatros picantes, tiendas dedicadas al placer carnal y los escaparates donde posan las chicas ligeras de ropa.

  • El barrio rojo: El barrio rojo es uno de los principales atractivos turístico en Ámsterdam. Siempre que he paseado por allí lo he encontrado repleto de turistas. Las calles principales se llenan tanto de curiosos como de clientes. Hay incluso visitas guiadas por el barrio.
  • Oude Kerk: Y en medio del barro más sensual de Ámsterdam se alza la iglesia vieja de la ciudad, la Oude Kerk. En esta iglesia ya no se celebran misas pero se pueden ver exposiciones regularmente como por la World Press Photo, además de escuchar conciertos de órgano.
  • Ons Lieve Heer op Solder: el museo de la iglesia en la azotea (situado en la calle Ouderzijds Voorbugwal, 40) no sea probablemente uno de los más conocidos de Ámsterdam pero es uno de mis preferidos. Te permite ver como se vivía tradicionalmente en Ámsterdam, entrando en una casa típica que además guarda un secreto. Una iglesia escondida en su azotea. Muy recomendable y menos atestado de turistas que otros museos.
Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+5Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

7 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Marcelo dice:

    Hola Sonia,
    tu blog nos a inspirado para diagramar nuestra pronta visita a la bella Amsterdam.
    Muchas gracias x compartir tu vasta experiencia!
    Saludos de Vero y Marce

  2. Esa que tu ya sabes dice:

    Me gusta! Lo usare con mis visitantes, así les pongo un poco de estructura!
    En la calle del Dam hacia el barrio rojo, hay algunas tiendecitas ” vintage” que vale la pena visitar

  3. Mari Carmen dice:

    Para ser un recorrido de pocas horas en Ámsterdam, está pero que muy bien para llevarse una primera impresión de la ciudad!!!
    Saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top