Fábrica de la Guinness en Dublín

La cerveza negra más famosa del mundo se fabrica en Dublín. De visita a esta ciudad no dejes de entrar en el museo de la Guinness donde aprenderás el proceso de fabricación de esta cerveza.

La Fábrica de la Guinness, o Guinness Storehouse, se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Dublín desde que abriera sus puertas en el año 2000 como museo. 

El edificio está repartido en seis plantas, en la primera conocerás los ingredientes que se mezclan en la elaboración de esta sabrosa cerveza, en la primera planta el visitante puede descubrir el proceso de elaboración de la cerveza y participar en una degustación de las variedades de la Guinness. La segunda planta está dedicada a las curiosas publicidades que han hecho famosa la Guinness en todo el planeta.

Publicidad en las paredes de la Guinness Brewery

Publicidad en las paredes de la Guinness Brewery

En la tercera y cuarta planta encontrarás exposiciones interactivas y sobre la historia del edificio, construido en 1904 para acoger el proceso de fermentación de la cerveza. Pero sin duda una de las plantas más famosas de todo el museo es la sexta, con el famoso Gravity Bar, donde te invitarán a una pinta de Guinness y desde el cual podrás disfrutar de unas magníficas vistas de Dublín.

Botellas de Guinness en el museo  Vistas de Dublín desde el Gravity Bar

Dirección: St James’s Gate, Dublin 8.

Horarios: La Fábrica y Museo de la Guinness está abierta a diario (excepto días concretos como Navidad o Viernes Santo) entre las 9.30am y las 5pm.

Precio de las entradas: 13,50 la entrada de adulto, aunque hay descuentos para estudiantes, niños y familias.

Más información en la página oficial de la Guinness Storehouse.

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags: ,

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

2 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Hay, o había una manera de entrar gratis en la fábrica. Ahora no me acuerdo bien, pero creo que el truco estaba en ir al baño, que está alejado de la taquilla de entrada pero con acceso a las escaleras de salida, de modo que se hace el recorrido al revés, y también te quedas sin la pinta de Guinness gratuita que acompaña a la entrada…

    • Sonia dice:

      Ya veo que para ahorrar un dinerillo… se hace cualquier cosa! heheheh.

      Bueno, yo pagué la entrada que no es muy barata pero eso sí, te dan una Guinness, un regalito de recuerdo (en mi caso era un pisa papeles de la Guinness) y haces el recorrido en el sentido correcto. :)

      Un saludo,

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top