Empire State, arañando el cielo

Son las 8:30 de la mañana y, a pocos grados sobre cero, el viento no acaricia, corta la piel de la cara. El sol, que brilla intensamente, todavía no tiene fuerzas para calentar, pero las vistas aquí te dejan sin habla… y con solo cerrar los ojos vuelvo a este día y lugar en mi recuerdo. Cámara en mano, intentando registrar ese momento en la memoria, pasé por lo menos una hora contemplanto el horizonte de Manhattan.

Vista desde el Empire State Building

En el piso 86 del Empire State Building hay una terraza con vistas de 360 grados a Mahnattan. Este edificio, que sólo nombrarlo ya evoqua sensaciones únicas y recuerdos cinematográficos, era una de las visitas imprescindibles de mi viaje a Nueva York. Muchos coinciden en decir que este no es el rascacielos más atractivo de Manhattan, que le gana en estilo su vecino, el edificio Chrysler. Para mi, sin duda el Empire State es un pequeño fetiche en “La Ciudad”, probablemente el lugar que más esperaba visitar en Nueva York desde que de joven hiciera un puzzle del edificio en tres dimensiones ( ya véis, cada uno con sus rarezas).

El Empire State fue construido en un tiempo récord, un año y 45 días fue lo que duraron los trabajos de levantamiento. Las primeras excabaciones empezaron en enero de 1930 y a principios de 1931 este famoso edificio de oficinas ya estaba abierto al público.

Curiosidades del Empire State Building

  • Tiene 103 pisos de alto
  • Hay 73 ascensores y más de 6000 ventanas
  • Su observatorio en la planta 102 es el más alto de la ciudad de Nueva York
  • Hay que subir 1.872 escalones para llegar al último piso del ESB a pie
  • Más de 250 películas han rodado escenas en este edificio
  • Hay parejas que celebran su boda en el observatorio del Empire State Building
  • Cada año se celebra una carrera escaleras arriba
  • La iluminación del Empire State varía de colores en algunas fechas especiales.

 Horarios y precios

Si visitas el Empire State de día ( las vistas de noche las puedes ver desde Top of the Rock, en el Rockefeller Center) mi recomendación es que lo hagas cuanto antes. Leí en una guía que lo ideal es ir antes de las 11 de la mañana para evitar colas, en mi caso, con el jet lag llegué mucho antes y no hice ningún tipo de cola. Al fijarme en los grandes spacios preparados para colas me hizo dar cuenta de nuestra buena fortuna… fuera de la temporada turística las colas suelen estar entre 10 y 30 minutos pero en temporada alta pueden ser bastante más largas.

Hall del Empire State Building

En el interior podrás ver una pequeña exhibición de como se construyó el edificio así como pasear por sus interiores, que ya  desde el lobby me parecieron realmente bellos. También, ¿como no? cuentan con una tienda de recuerdos.

Subir hasta el primer mirador, en el piso 86, un observatorio que cuenta con terraza exterior que da la vuelta al edificio con unas vistas de 360 grados, es un imprescindible que te costará 25 dólares por adulto (2013). Si quiere subir hasta la siguiente plataforma de observaci’on, un mirador interior en el piso 102, tendrás que pagar otros 18.

El Empire State Building está abierto a diario. Los primeros ascensores hacen el camino de subida a las 8:00 de la mañana y los visitantes fluyen durante todo el día por el edificio hasta que cierra sus puertas a las 2:00 de la madrugada (los últimos ascensores suben a la 1:15am).

Vista de Manhattan, Nueva York

Cómo llegar al Empire State

Las parada de metro más cercana al Empire State es la de la calle 34 (aquí paran tanto Local como Express de la línea amarilla (N,Q y R) y la naranja (B, D, F y M). Si te apetece hacer compras a la salida, bastante cerca encontrarás un centro comercial de Macy’s.

Dando un paseo por la 5a avenida puedes visitar también la National Library (muy recomendable) y, si hace buen tiempo, puedes hacer un descanso en el Byrant park.

Empire State Building

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

6 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Elena dice:

    Yo también quiero subir!!! Me muero de ganas de ir a Nueva York pero seguro que yo no llego tan pronto ;)
    Me estoy poniendo al día sobre lo que has escrito, he estado un poco desconectada.
    Un abrazo

    • Sonia dice:

      Hola Elena,

      Gracias por pasar por el blog! La verdad es que yo no esperaba llegar taaan pronto pero es lo que tiene el jet lag, no había manera de pegar ojo pasadas las 7 de la mañana… jejejej

      Espero que puedas subir muy prontito!
      Un saludo,
      Sonia.

  2. M.C. dice:

    Si que tuviste que llegar temprano que no se ve ni un alma en la foto!!! Tomo nota de que hay que llegar pronto para el día que visite NY!
    Saludos

    • Sonia dice:

      Pues la verdad es que mereció la pena (no se si hace falta llegar taaaan pronto) estar allí con poca gente y poder sacar fotos a mis anchas y sin prisas! :))

      Un saludo,
      Sonia.

  3. Marta A. dice:

    Dios mío, sí que llegaste temprano!!! Normal que no hicieras cola, jejeje.
    Qué vistas más espectaculares y qué buenos recuerdos me has traído!!
    Un abrazo!

    • Sonia dice:

      Hola Marta!

      Pues sí llegué tempranito… es lo que tiene el jet lag, no podía aguantar en la cama ni un minuto más… jajajaja. La verdad es que además me moría de ganas por subir así que ni me lo pensé, un Starbucks y directa al cielo… :D

      Un abrazo!
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top