Curiosidades de Japón

Si algo llama la atención de Japón esto es… bueno, en realidad… TODO. Creo que Japón es el único país que he visitado donde no podía pasar cinco minutos sin asombrarme por un detalle, una actitud, algún gesto común que a mi me parecía extrañísimo  En este artículo encontrarás un recopilatorio de 12 sorpresas que me encontré en Japón

1- Cantidades ingentes de gente en Shinjuku

Antes de ir a Tokio sabía que me esperaba una mega ciudad, la metrópolis más grande del planeta y la más densamente poblada. Pero nada de lo que había escuchado o visto en pantalla antes me podía preparar para la experiencia de caminar por las calles de Shinjuku, de salir de un tren en la estación de Shinjuku y (no morir en el intento de) cruzarla de un extremo al otro. Es sorprendente la habilidad de los japoneses por esquivarse unos a otros. Realmente asombroso. Yo me imaginaba andando a empujones y choques varios pero no, todo parece estar muy bien orquestado, incluso para esquivar la torpeza de una turista que anda por una estación de trenes en hora punta.

2- Colorido de las tiendas, carteles publicitarios, panfletos…

Japón es un país lleno de color. El diseño colorido y los dibujos no están sólo en los comics manga, ¡están en todas partes! Los carteles, la paleta de colores en los escaparates, los panfletos publicitarios. Todo es colorido, agradable, bien diseñado y para qué negarlo… tiene un toque infantil. Anuncios de cámaras de foto protagonizados por el entrañable Doraemon, seguros de vida con el detective Conan y así un sinfín de imágenes que te devuelven a la infancia en un abrir y cerrar de ojos. Pasear por Tokio me hacía pensar que los japoneses deben padecer del complejo de Peter Pan. En el fondo todos somos niños.

arte-metro

3- Tokio es una ciudad con banda sonora

Otra de las extrañezas de mi viaje a Tokio fue esa sensación continua de vivir atrapada en el montaje de una película, en Tokio tu vida tiene banda sonora. A veces parecía que formaba parte del reparto de una película de serie B… En las paradas de tren, una melodía anuncia la llegada de convoy. Los mensajes por megafonía son constantes, tanto en estaciones de transporte público como en otros lugares de la calle. Los karaokes atraen a futuros reyes del micrófono con animada música japonesa, los locales de Pachinkos y de recreo emiten ese tintineo constante, pantallas gigantes en la calle susurran mensajes en japonés… en definitiva, los momentos de silencio son preciados.

4- No pasarás sed en Japón

Sí, es cierto. En Japón hace calor y saben cómo combatirlo. Encontrarás cientos de máquinas expendedoras de bebidas repartidas por todo el país. En la ciudad, en estaciones de tren, en parques y templos pero también en rincones menos esperados (aunque donde más puedas necesitarlas) como por ejemplo, subiendo por el monte Inari. Cuanto más arriba estás, más cara la bebida, más preciado el sabor… :) Saca tus monedas de 100 yenes y refréscate. Lo mejor, el té verde. Por supuesto. ;-)

vending-machine

5- Baños públicos en todas partes

No estoy segura de que sea una preocupación global del viajero, ni tan siquiera mía en realidad, pero al viajar y pasar mucho tiempo en la calle, he aprendido a convivir con la necesidad de utilizar baños públicos. En Europa, en el mejor de los casos, los baños de bares y restaurantes están abiertos a no clientes por un módico precio de medio euro. Las condiciones de los mismos dependen pero, muchas veces, dejan que desear. En Japón, pensé, tendré que preguntar (¿con señas?) donde está el baño y entender la respuesta… buff. Pero mi grata sorpresa al llegar al país fue que podía encontrar un baño público en casi cada esquina. Los parques tenían varios (llegue a contar 6 o 7) baños públicos y estaban generalmente limpios, con papel higiénico en todos y cada uno de ellos. Esto sí es un país civilizado.

6- Prohibido fumar en la calle, no en restaurantes

En muchas calles de Tokio, en estaciones de tren en general y en ciudades enteras como Takayama, pude ver que señales de prohibido fumar. Así que las calles estaban libres de humo (de tabaco, claro). Sin embargo, me sorprendió que en muchos restaurantes tienen zona de fumadores habilitada e incluso algunos de ellos eran totalmente de fumadores. Se me hacía extrañísimo que se pudiera fumar en los restaurantes aunque pensándolo bien es tu elección ir o no ir a un restaurante mientras que la calle es un lugar que difícilmente puedes evitar.

no-fumar

7-  Señoras vestidas con kimono

Me sorprendió ver de forma habitual, tanto en Tokio como en Kyoto, mujeres vestidas con kimono tradicional (y también algunos hombres). Pensé que el kimono era algo en desuso, como pasa con la mayor parte de trajes tradicionales en sociedades modernas. Se lo pregunté a una amiga japonesa y me comentó que era probablemente por las fechas de nuestro viaje (en agosto), ya que en verano hay muchas fiestas con fuegos artificiales y los japoneses tienden a vestir sus mejores galas para dichos eventos. Una imagen singular la de compartir vagón con una elegante mujer japonesa (de cualquier edad) con kimono rodeada de adolescentes con camisetas y shorts desgastados.

8- Retretes ultra-modernos y calefactados

Que los japoneses nos llevan ventaja en tecnología lo sabemos. Bueno, en tecnología y en otras temas. Su organización y convivencia son buenos ejemplos, pero el mejor de todos, sin duda alguna, sus retretes de última generación. No hay viajero que vuelva indiferente después de probar uno de ellos. Me consta que hay quien ha buscado precios y considerado comprarse un Toto para casa… pero la verdad es que la calidad tiene un precio, ¡y es alto! En resumen, los retretes en Japón cuentan con una tapa especial, calefactada, con un chorro de agua para limpiar el culete, sonidos de agua incorporados para que hacer tus necesidades sea un poco menos incómodo… un gran avance tecnológico.

wc-japon

9- Té verde en casi cualquier forma

Si te gusta el té verde japonés estás de suerte. Obviamente en tu viaje a Japón podrás beber cantidades industriales de este delicia líquida pero además podrás comer todo tipo de dulces con té verde. El típico helado, sí, pero también muchos tipos de dulces y galletas con sabor a té verde. Yo probé bizcocho, helado, donut, varios tipos de gominola, mochi… Y me han dicho que incluso existe en forma de galleta Oreo ¡Ñam!

donut-te-verde

10- Bailes en Yoyogi y el buen humor de los japoneses

La verdad es que antes de viajar a Japón me había hecho una idea de los japoneses errónea. Ahora, pensándolo bien, trabajar cinco años en una empresa japonesa tendría que haberme dado algún indicio… pero siempre pensé que los japoneses que vivían en Holanda eran la excepción de la regla. En resumidas cuentas, me imaginaba a los japoneses mayormente serios, trabajadores y callados. En cambio en Japón vi que ser civilizado y educado no significa ser aburrido. Me gustó ver como los japoneses se divertían, hacían bromas y bailaban en celebraciones como las del parque de Yoyogi.

yoyogi-danza

11- Máquinas expendedoras juguetes para adultos

A ver, espero que no se me malinterprete. No estoy hablando aquí de “juguetes para adultos” (que seguro que también las hay), me refiero a locales llenos de máquinas expendedoras de bolas de plástico con juguetes de plástico, llaveros y otras chorradas varias… ¡que compran los adultos!

12- Toallas frías para combatir el calor

En Japón tienen veranos calurosos y húmedos pero estoy segura que hay muchos otros lugares en el mundo igual. Aquí fue sin embargo el primer lugar donde vi mucha gente (y digo gente en general) con toallas de mano en el bolso, bolsillo o en el cuello (como si se tratara de un pañuelo) para secarse el sudor de la cara.

toalla-calor

Era una forma de secarse el sudor en el bochornoso calor de Tokio y otras ciudades japonesas, además de poder secarse las manos en los baños públicos sin necesidad de recorrer al tedioso secador de turno. Y para quienes no quieran tener una toalla tradicional también venden toallas de usar y tirar, refrescantes para combatir el calor. A mi me las regalaron pero no encontré el momento de usarlas…

¿Y tu? ¿Has visitado Japón y crees que he olvidado alguna curiosidad? ¿Te gustaría compartir alguna curiosidad viajera que has encontrado por el mundo? Venga, anímate.

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+3Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top