Cuevas de Han (Han-sur-Lesse), Bélgica

El efecto “wow” del mundo subterráneo

Viviendo en Maastricht uno tiene que organizarse bien los fines de semana porque en los alrededores de esta ciudad-enclave entre Holanda, Bélgica y Alemania se encuentran auténticas maravillas. En una de mis últimas excursiones me aventuré a descubrir las cuevas de Han-sur-Lesse, en las proximidades de la cuidad belga de Namur y a una hora de Bruselas.

Mapa de Han sur Lesse

Han-sur-Lesse es un pequeño pueblecito de unos 1.200 habitantes que gira casi exclusivamente en torno a sus famosas cuevas y a su parque natural. Un mini Disney turístico que ha sabido sacar provecho de la maravilla neandertal que se encuentra bajo sus pies. Las cuevas fueron descubiertas en 1856 y cuentan con 14 kilómetros de galerías aunque la visita guiada recorre poco más de 2 kilómetros. El acceso a las cuevas se hace mediante un antiguo tranvía que nos transporta directamente hasta la entrada, donde un guía nos acompañará a bajar a las entrañas de la tierra, a más de 100 metros desde el nivel del suelo.

En mi neura control-freak, la primera impresión cuando me adentré en este submundo fue “Ay madre, ¿pero dónde me he metido?”. Está claro que aquí se pierde el control y que has de dejarte llevar. Intuyes que o sigues al guía o no hay manera fácil de salir de allí. Pero enseguida esa sensación de claustrofobia me abandonó y quedé completamente atrapada en el síndrome de Stendhal. Enormes estalagmitas y estalactitas me rodeaban creando tal espectáculo visual que a duras penas logro pronunciar un emocionado “wow”. Y en el acto soy consciente de que por mucho que me esfuerce, mis fotos jamás lograrán capturar con precisión este milagro de la naturaleza.

Cuevas Han en Bélgica

Cuevas Han en Bélgica

Recorriendo las entrañas de la tierra

El recorrido nos lleva por varias salas, cavidades y galerías durante casi hora y media. Entre ellas, destaca la impresionante sala de la Cúpula que tiene nada menos que 120 metros de altura y por donde discurre el río Lesse. El eco, las enormes columnas y el reflejo de las estalagmitas en el agua hacen que parezca que estés siendo uno de los protagonistas de “Los viajes de Gulliver” al centro de la tierra. En un determinado momento de la visita, te sientan en unos pequeños bancos de madera y puedes disfrutar de un espectáculo de luz y sonido. Pero lo realmente impresionante es cuando sin aviso previo apagan todas las luces y la oscuridad total te envuelve. Abres los ojos y no ves NADA. Ahí es cuando te das cuenta que toda esta belleza llevaba literalmente miles de años en la obscuridad más absoluta sin ser vista ni disfrutada por el ojo humano. ¡Afortunados mis ojos ahora!!

Las cuevas de Han sirvieron además de refugio a los primeros pobladores de estas tierras a finales del periodo neolítico y multitud de restos arqueológicos han sido hallados en su interior. De hecho, en la actualidad todavía se realizan expediciones arqueológicas subacuáticas para revelar qué más secretos se esconden en las profundidades del rio Lesse.

Los colores y formas de las piedras también son dignos de mención. Además del blanco de la piedra caliza, la multitud de colores originados por los sedimentos y vegetación que el río ha ido arrastrando durante siglos y siglos son fantásticos. Azul, rojo, verde, naranja… A estas alturas del recorrido, ya no sabía muy bien si me encontraba debajo de la tierra o debajo del agua. Tal es la sensación de estar viviendo algo irreal, algo que no “casa” con nada de lo visto anteriormente.

El Minarete, una amalgama de estalagmitas de varios metros de altura y al menos 12.000 años de antigüedad es la gran guinda del pastel.

Estalagmita en las cuevas Han

Estalagmita en las cuevas Han

Cuando al fin el guía te conduce hasta la salida a través de un maravilloso arco y ves la luz del día, ésta te golpea como un ladrillo en la cabeza. Entreabres los ojos mientras regresas a la realidad y en un instante entiendes porque estas cuevas son las más bonitas de Bélgica y tienen merecidísimas sus 3 estrellas Michelin. WOW!

Para más información sobre horarios y tarifas consultar: http://www.grotte-de-han.be/

Datos curiosos sobre las cuevas de Han

Del 25 de Octubre al 2 de Noviembre organizan Hanlloween, un recorrido diferente por sus cuevas sembrado de brujas, zombies y vampiros. ¡No me puedo imaginar una manera más terrorífica de pasar Halloween!

La temperatura dentro de las cuevas es siempre constante, alrededor de 12-13 grados y la humedad asciende al 95%.

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest11Share on LinkedIn4Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista con alma de nómada. Procuro mudarme de ciudad cada lustro y siento nostalgia de sitios en los que aún no he estado. Me apasiona viajar, explorar y vivir nuevas experiencias. Si hay una palabra que me define es ésta: movimiento.

1 comentario

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. En las Cuevas de Han, como dices, se ha sacado buen provecho de la maravilla natural para que todos los que la visitan disfruten del efecto ¡wow! Y Halloween es un buen momento para visitarlas. ¡Muchas gracias por compartir tu experiencia subterránea!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top