Can Boix de Peramola, descubrir Lleida

Peramola es un pequeño municipio, encantador, pero muy pequeño. Tanto que casi pasaría inadvertido a no ser por tener en sus alrededores el excelente hotel Can Boix de Peramola. Este hotel familiar, empezó siendo una masía y ha acabado siendo un prestigioso hotel de cuatro estrellas.

Hotel Can Boix de Peramola

Hotel Can Boix de Peramola

Situado en un enclave precioso, rodeado por montañas, el hotel Can Boix de Peramola es un regalo para los sentidos. Las habitaciones (estuvimos en una superior, gentileza del hotel) son muy ámplias aunque su decoración se beneficiaría de una puesta al día. A parte, sin salir del hotel podrás disfrutar de una piscina con vistas privilegiadas (abierta en temporada), pistas de tenis, zonas ajardinadas, sauna, parque infantil…

La habitación, de 40 m2, contaba con dos camas, sofá y dos sillones, minibar, baño con una bañera de hidromasaje (un poco ruidosa) y un kit de aseo completo que incluía sales de baño de jazmín, además de albornoz y zapatillas.

El servicio de habitaciones contaba con apertura de camas por la noche y servicio gratuito de periódico por la mañana. El trato fue de exquisito también en recepción y en el restaurante del hotel.

Habitaciones hotel Can Boix Peramola

Habitaciones hotel Can Boix Peramola

Habitación en el hotel Can Boix

Habitación en el hotel Can Boix

Comer en Can Boix de Peramola

Generalmente, en el hotel Can Boix de Peramola ofrecen alojamiento con desayuno o media pensión. Aunque nosotros no disponíamos de la media pensión sí teníamos derecho al menú para huéspedes en su restaurante. El menú cuesta 24 euros por  persona en 2017 y es muy recomendable.

El desayuno merece una mención a parte. Debe ser uno de los mejores desayunos que he probado en un hotel. Para empezar el zumo de naranja era natural. El café no era agua manchada sino que venía en capsulas de Nespresso y la leche, a parte, siempre templada. Había una selección de quesos artesanos y embutidos de la zona como fuet o longaniza. Tenían huevos fritos, butifarra, cansalada y pan con tomate pero también opciones dulces como madalenas, galletas, ensaimadas, cruasanes y coca de pastelería de Peramola…

Terraza para desayunara en Can Boix de Peramola

Terraza para desayunara en Can Boix de Peramola

Si el tiempo acompaña desanyunar en la terraza, bajo los árboles y junto a los jardines de Can Boix, es un lujo para los sentidos y una forma de empezar bien el día.

Qué hacer en Can Boix de Peramola

A parte de disfrutar de las instalaciones del hotel, seguramente que si viajas hasta Peramola querrás descubrir sus alrededores o disfrutar de la naturaleza. Desde el hotel hay 8 rutas de senderismo, con diferentes niveles de dificultad. Algunos de ellos, son la Font Viva, Calles y fuentes de Peramola, o la Ermita de Castell-Llebre. Para senderistas experimentados hay rutas de hasta 9 horas como la ascensión a Coscollet.

Piscina con vistas en Can Boix de Peramola

Piscina con vistas en Can Boix de Peramola

También en los alrededores de Can Boix hay pueblos que merece la pena visitar. Por supuesto, Peramola, pero en coche y no muy lejos es recomendable una ruta hasta Oliana, Coll de Nargó o bien Orgañá. También queda cerca la inteseante capital del Alt Urgell, la Seu d’Urgell.

Si eres un amante de los deportes de avenutra no dejes pasar la oportunidad de poner tu adrenalina al máximo con propuestas como descenso de barrancos, parapente, rafting, paint-ball y muchos más.

¿Qué hay de malo en Can Boix de Peramola?

Esto no es una reseña pagada ni patrocinada así que me gustaría terminar con algún punto a mejorar para el hotel. A mi parecer la experiencia fue fantástica, sin embargo hay algunos puntos que podrían mejorar. Ya he mencionado la decoracción un poco obsoleta de las habitaciones pero lo que dejó más que desear fue la conexión Wifi. En muchas ocaciones fue mejor dejar el 4G en el móbil.

Capilla en Can Boix de Peramola

Capilla en Can Boix de Peramola

Decidimos comer un par de veces en la terraza del hotel y la primera fue bastante catastrófica. Fuimos con una niña pequeña y tuvimos que esperar casi una hora en que llegara la comida. Debo decir que casi no había mesas para servir y que habíamos pedido unos simples bocatas. La segunda vez, para la cena, fue un poco mejor pero siguió pareciéndome lento el servicio, comparado con el buen servicio del restaurante.

Finalmente, recomendaría una revisión al parque infantil, que tenía algunos de los juegos un tanto dañados, entiendo que por las inclemencias del tiempo.

Pero a pesar de los detalles, sigo recomendando una estancia en Can Boix de Peramola y no dudaría en repetir si se presenta la ocasión pues nos ha quedado mucho por hacer y disfrutar todavía. :)

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top