Callejón de Hamel, mural en La Habana

Una de las calles más emblemáticas de la Habana es el callejón de Hamel. No lo encontrarás en los catálogos de los hoteles caribeños ni en las ofertas más exclusivas pero tiene el encanto de ser un lugar único en la ciudad.

En el callejón de Hamel Encontrarás una jungla humana de lo más variopinta… lo más curioso son sin duda las paredes del callejón, como obra de arte al aire libre, no dejan un rincón que no esté salpicado de color.

Callejón de Hamel en La Habana

Callejón de Hamel en La Habana

El callejón fue bautizado en honor a uno de sus primeros habitantes, un hombre norteamericano reputado por su generosidad. El artista que lo pintó, Salvador González Escalona, pintor, escultor y muralista, convirtió una zona empobrecida de la capital en un referente cultural único en el mundo. En la zona se organizan actividades culturales regularmente, se venden obras de arte y recopilatorios de música local.

Pared pintada en el Callejón de Hamel

Pared pintada en el Callejón de Hamel

Si tienes la oportunidad acércate a este colorido rincón cubano. Aunque no está en la zona de Habana Vieja, sus gentes te recibirán encantadas y te enseñarán un poco su vida y tradiciones. Hay quien todavía practica la santería, y un altar lo demuestra en medio del callejón. Podrás escuchar de primera mano sus historias y conocer un poco la cultura afro-cubana.

Si te invitan, acompáñalos, por mi experiencia en la capital te diría que no corres ningún peligro, sólo intentarán que les invites a un trago de mojito mientras aprovechan para contarte su vida y su historia… no es un mal intercambio, ¿verdad?

Dirección: Entre Calle Aramburu y Hospital, Centro Habana, Habana.

Entradas relacionadas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

11 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Maria dice:

    Recorri el rincon , cuando aun era solo el mural de las tapias, con Salvador, amigo de mi hermano pintor y su esposa bien agradable, te hablo del año 90, asi q ya corrieron muchos dias y los recuerdo a ellos con cariño, comparti su casa o habitacion con miras al callejon,… un abrazo Salvador. mio y de Juanito( mi hermano).

  2. y la Patagonia cuando?
    se pierden un buen viaje y uno de los mejores destinos de sus vidas..
    Ojalá puedan venir a esta partedel mundo y escribir en su blog algo sobre nuestra tierra que los espera amigos de La Zapatilla…a correr..

  3. Alex dice:

    Pues realmente el Callejón de Hamel es un lugar muy interesante, sobre todo por el aspecto místico, producidos por los murales del artista Salvador González, relativos a la Regla de Osha y los espectáculos culturales que suelen realizarse todos los domingos.
    Claro Lilian, es que si no se ves los conciertos, ya se pierde el atmósfera que esos producen. Por otro lado quisiera decir al blogger que los cubanos no suelen tomar mojito. Un saludo

    • Sonia dice:

      Hola Alex,

      Gracias por tu comentario! La verdad es que no quería generalizar con lo del “mojito”. Me paso a mi personalmente, una chica que me empezó a hablar sobre el Callejón de Hamel y un poco sobre la Habana, nos recomendó un buen lugar para tomar cócteles y me pidió la invitara a mojito, de ahí el comentario en el articulo. La verdad que nos encontramos con gente muy agradable en Cuba en general.

  4. lilian dice:

    Visité el “famoso” callejón de Hamel y no me pareció nada extraordinario, conocí personalmente al pintor Salvador González, una persona apática, (extraño en un cubano) y muy “divo”. Estuve viendo videos de danzas y otras manifestaciones artísticas que se realizan allí (que no vi personalmente) y creo que podría ser de algún interés conocerlas.Encuentro mucho más interesante otros lugares de Cuba.

  5. luis alberto silva tapia dice:

    Sonia, junto con saludarla y agradecer su comentario, le debo comentar que me agrada mucho La Habana, ciudad que he visitado ya dos veces, y volvería encantado. La pésima experiencia que tuviemos mi mujer y yo, en el callejón de Hamel, en nada empaña los muy gratos momentos que experimentamos con otros cubanos dignos, cultos y solidarios. Con el respeto debido, no creo que ese lugar sea un lugar emblemático de la ciudad, hay otros,como la esquina de 12 y 23; Galeano y San Rafael, la misma avenida San Lázaro,mucho más importante en historia y arquitectura que el callejón, sin quitar su importancia, por cierto. Un fraternal abrazo.-Luis Alberto Silva T.

  6. luis alberto silva tapia dice:

    Visité el Callejón de Hamel a principio de mes de Abril. Es un lugar muy interesante, especialmente por la manera en que se crea arte popular. Lamentablemente, también, pupulan por allí, personas que su único objetivo es obtener de los turistas algunas monedas, “vendiendo a precio vil, su experiencia humana”. Terminé la visita muy molesto. Hay que ser digno aún en los peores momentos. Ojalás cuando vuelva no me encuentre nunca más con una tal Regla y su hermana, al parecer “profesora”. Con su actitud y conducta le hacen favor a la sociedad cubana. Luis Alberto Silva T. chileno.-

    • Sonia dice:

      Hola Luis Alberto,

      Gracias por dejar tu comentario en el blog! La verdad es que es una pena que hayas tenido una mala experiencia… supongo que, como en todas partes, en La Habana te puedes encontrar con todo tipo de gente. Espero que si alguna vez vuelves a visitarlo tengas más suerte. Hay gente majísima.

      Un saludo,
      Sonia.

  7. Llacolen dice:

    Callejon de Hamel es un punto religioso para los afro-cubanos. es arte, sí, pero también un punto de su cultura (igual a una iglesa!) he visto turistos con un sombrero del satan en este calle y me hace mala que no pueden cerrar la calle a las turistas porque necesitan el dinero que viene con ellos…

    cuba, te extraño..

    • Sonia dice:

      Hola Llacolen,

      Gracias por tu comentario. La verdad es que a mi el callejón de Hamel me gusto mucho, con todos los grafitti y la mezcla de gente de todas edades. Quizás tienes razón que seguramente hay gente poco respetuosa (desafortunadamente estos los hay en todas partes…) pero seria una pena cerrarlo. Puede ser una experiencia muy interesante para un viajero que visite Cuba.

      Un saludo,
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top