Bremen, la ciudad de los músicos

¿Conoces la historia de los músicos de Bremen? Debo reconocer que para mí era hasta hace poco un recuerdo borroso. Oír esas palabras me devolvía buenos recuerdos mezclados con la nostalgia de  tiempos irrecuperables y curiosidad por descubrir el escenario de esa fábula que me devolvía a la infancia. Para refrescar memorias oxidadas (como la mía) empezaré este artículo hablando de esos músicos, más que de las impresiones de Bremen.

Pues cual, burro, perro, gato y gallo viejos nos decidimos a visitar la ciudad de Bremen. En la fábula que publicaron los hermanos Grimm, estos animales domésticos emprendieron un viaje hacia Bremen escapando de una muerte segura en sus casas (demasiado viejos para trabajar, igual me siento yo algunas veces… jubilación con 30 y pico años de anticipación. No estaría mal, ¿verdad?) en el camino, las aventuras se suceden como en la vida misma.  Si te apetece puedes leer la historia al completo aquí.

Vista de la Markplatz de Hamburgo

Yo no sé si ellos llegaron a Bremen pero nosotros nos volvimos enamorados de esta ciudad, donde curiosamente escuchamos mucha música en la calle. Bremen tiene todo lo que promete y más. El encanto de una ciudad pequeña, con un centro histórico compacto pero muy pintoresco y animadas calles y terrazas. Aunque la visité en un día, mientras me alojaba en una casa de campo en la zona, me hubiera gustado dedicarle un poco más de tiempo. Habrá que volver.

6 visitas que no puedes perderte en Bremen

1- La calle de Böttcherstraße

La calle más paseada de Bremen, un lugar al que sin duda debes dedicar un tranquilo paseo es la Böttcherstraße. Esta calle es una verdadera obra de arte construida en los años 20. En sus 110 metros de largo encontrarás restaurantes, museos, talleres y pequeñas tiendas, además del carrillón de 30 campanas de porcelana de Meissen. A mitad de la calle hay una pequeña entrada, con una fuente y una tienda donde se elaboran caramelos de forma artesanal, una parada indispensable para los amantes del dulce.

bottcherstrasse

Dulces artesanales en Bremen

2- Marktplatz, el centro neurálgico de Bremen

La Markplatz es la plaza más famosa y  monumental de Bremen. En ella verás el Ayuntamiento de Bremen, que data originariamente del siglo XV aunque su fachada fue añadida un par de siglos más tarde, en estilo del renacimiento Weser. Algunos dicen que se trata de uno de los ayuntamientos más bellos de toda Alemania, a mí me pareció un edificio realmente precioso. Está declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Ayuntamiento de Bremen

Frente al ayuntamiento se alza uno de los símbolos de Bremen, y no me refiero ahora a los famosos músicos sino a la estatua de Roland de Alemania, también del siglo XV. Esta estatua simboliza la libertad de Bremen y es también Patrimonio de la Humanidad. Y si tienes un poco de tiempo, merece la pena visitar la bodega del ayuntamiento, que cuenta con 650 tipos de vino alemán en un gran vestíbulo con viejos barriles.  

Estatua en Bremen

En la misma plaza de Markplatz encontrarás otros edificios famosos como la Catedral de Bremen, la casa de comercio Schütting, y una serie de casas de fachada renacentista (del estilo de Flandes).

3- La Catedral de San Petri

La catedral de Bremen, dedicada a  St. Petri merece una visita. La entrada es gratuita y el interior de una impresionante amplitud. Esta iglesia de la rama evangélico-luterana cuenta con más de 1200 años de historia. En el interior podrás pasear libremente por su nave principal o visitar las criptas.

Catedral de Bremen

4- La estatua de los músicos de Bremen

Nos costó algo encontrarlos, pues no quedaban a simple vista cuando llegamos al centro de la ciudad pero los músicos de Bremen eran una visita obligada en esta ciudad. La estatua los representa, como en la historia de los hermanos Grimm, uno encima del otro, el burro, el perro, el gato y el gallo. Los puedes imaginar maullando, cacareando, ladrando… haciendo un ruido estrepitoso pero lo único que se escucha es realidad es el clic, clic, clic de las cámaras y los susurros (más a la derecha, sonríe, ¿ya has pedido un deseo?) de los turistas.  

La estatua de los músicos de Bremen está en la parte oeste del ayuntamiento y la tradición cuenta que si pides un deseo mientras coges las piernas del burro este se cumplirá, y tanta es la creencia que es difícil sacar una fotos sin que salga alguien agarrado a sus patas que, por supuesto, relucen de tanto roce.

Los músicos de Bremen

5- Un paseo a orillas del río Weser

La ribera del río Weser en Bremen, conocida como Schlachte, cuenta con un atractivo paseo que en los meses de primavera y verano (cuando sale un rayo de sol) se llena de paseantes y gente disfrutando del sol. Desde aquí se puede tomar un ferry para conocer la parte fluvial de Bremen o simplemente dar un paseo y disfrutar de lo que los autóctonos denomina la milla de oro de la gastronomía. Hay restaurantes anclados en barcos pero muchos tienen simplemente terrazas con mirada puesta en el río. Se trata de una hilera de cervecerías donde se cocina carne y salchichas, se sirven patatas fritas y mucha cerveza alemana. Y por cierto, si te gusta la cerveza puedes visitar el museo de la cerveza Becks en esta misma ciudad.\

Schlachte en Bremen

6- El pintoresco barrio de Schnoor

El barrio de Schnoor es uno de los más antiguos del país. Sus casas datan de los siglos XV y XVI. Dicen que pasear por sus calles es como perderse en un cuento de hadas. Y digo dicen porque señores, no me dio tiempo a verlo (ooooooh, imagíname ahora con una cara bien triste ). Una pena, penísima pero sólo pasé un día en Bremen y aunque tal vez pudiera haberlo encajado en la ruta, al final tomamos la ciudad con tanta calma que dejé este bonito barrio para la próxima vez.

Cómo llegar a Bremen

Bremen cuenta con un aeropuerto internacional situado a escasos quilómetros de la ciudad. Para llegar al centro desde el aeropuerto podéis subir al tranvía 6. Viajando desde otras ciudades alemanas como Hamburgo o Hannover, podréis llegar en tren o en coche ya que es una ciudad muy bien comunicada.

Si quieres ver más fotos de Bremen y Hamburgo, las encontrarás en la galería de fotos de Facebook

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

5 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Carlos dice:

    Hola Sonia, buscando informacion para preparar mis proximas vacaciones, he tenido la suerte de descubrir hace poco tu blog, y me parece increible la cantidad de informacion que ofreces y estupendo el trabajo que realizas. Yo soy un andaluz, onubense, que reside desde 2013 en Bremen, y queria felicitarte por este reportaje, e invitarte a que vuelvas por aqui a conocer no solo el barrio de Schnoor y su magia, tambien el barrio de Viertel, el mas cosmopolita y moderno de la ciudad, el Bürgerpark y sus rincones, y algun que otro rincon oculto y maravilloso que tiene esta ciudad que, como bien dices, enamora a todo el que viene. Sigue con esta Labor. Te esperamos pronto de vuelta por Bremen. Un saludo.

    • Sonia dice:

      Hola Carlos,

      Muchísimas gracias por tu comentario. Me alegra mucho que el blog te parezca útil!!! La verdad que le pongo mucho cariño. :) Bremen me encantó y de verdad que no me importaría volver a visitarla en cuanto tenga la oportunidad lo haré y espero conocer como me comentas también el barrio e Viertel. La verdad que tienes suerte de vivir en una ciudad tan bonita! :)

      Un saludo desde Barcelona,
      Sonia.

  2. andrea dice:

    aqui otra compañera expatriada en hamburgo; a unos días de visitar Bremen, quiero felicitarte porque este artículo es lo más claro y útil que he encontrado por la red ;) un abrazo y que sigas viajando y escribiendo!!!

    • Sonia dice:

      Hola Andrea,

      Me alegra que el artículo sobre Bremen te haya sido útil. A mi Bremen fue una ciudad que me encantó, no me importaría para nada repetir visita… :))

      Un abrazo!

      Sonia.

  3. Trina R. Richmond dice:

    Hace algún tiempo, cerca de la ciudad de Bremen, vivía un burro. Llevaba muchos años prestando sus servicios a un granjero y la edad le iba haciendo imposible trabajar. De modo que un día decidió dejarlo y dedicarse a cantar, pues él creía hacerlo muy bien. – Iré a Bremen, y alegraré a la gente con mi música – pensó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top