American Museum of Natural History

He ido a pocos museos de historia natural en la vida pero puedo recordar perfectamente la sensación que tuve al pisar el primero, estaba en Dublín (cinco meses de trabajar de au pair dan para mucho, entre otros para recorrer casi todos los museos de una ciudad, pero eso es un tema aparte).

La cuestión es que pensar en este tipo de museos solo me traía a la mente un recuerdo, animales embalsamados en la penumbra, fósiles y fetos en formol estancados en tarros de cristal. Creo que todavía puedo oler el polvo y un leve olor a rancio, aunque tal vez esto sea ya producto de mi imaginación.

Museo de historia Natural en Nueva Yok

En resumidas cuentas, suelo dejar de lado este tipo de museos en mis viajes por el mundo pero al no viajar sola, a veces tengo la oportunidad de visitar lugares que no entrarían en mi agenda y que pueden ser agradable sorpresa. Este fue el caso en Nueva York y una de esas sorpresas el museo de historia natural americano, American Musuem of Natural History.

Pero este museo es diferente a lo que yo esperaba. puedes visitarlo porque te interesen las ciencias naturales  o simplemente por curiosidad cinéfila ya que como tantos otros lugares de Nueva York, forma parte de nuestros recuerdos gracias a la industria cinematográfica. La última película que se rodó en sus salas fue Noche en el museo (2006).

Milstein Hall of ocean life

El museo de historia natural, como todo en Nueva York, es enoooorme. Desde la planta baja, con una exhibición sobre el universo, mientras subes pisos y recorres su plano te encontrarás cara a cara con escenas naturales impresionantes. Los animales están disecados, sí, pero es tal su realismo, con paisajes y puesta en escena que te costará creer que sea verdad. Parece que en cualquier momento van a girar la cabeza, guiñaste un ojo o echar a andar.

American Natural History Museum

El museo de historia natural de Nueva York cuenta con una gran colección repartida en cuatro plantas, que te llevarán a conocer la fauna, flora y cultura de todos los continentes e incluso viajar en el tiempo hasta la era de los dinosaurios. En el primer piso, no te pierdas la impresionante sala del oceano, la Milstein Hall of Ocean life, con un impresionante modelo de una ballena que cuelga del techo y reproducciones de la vida en el océano que te dejarán con la boca abierta. Las salas que más me impactaron en el segundo piso fueron la sala de los mamíferos afircanos, con un grupo de ocho elefantes colocados en el centro que parecen a punto de salir corriendo en estampida, además de la sala the Theodore Roosvelt Rotunda, donde puedes ver el esqueleto de un Barosaurious, uno de los dinosauros más grandes. Y si te gustan los dinosaurios no puedes perderte la cuarta planta del museo, con dos salas dedicadas a estos especímenes. Hay esqueletos de dinosaurios tan conocidos como el Tyrannosaurus Rex o el Triceraptups, que incluso una iletrada como yo en la materia, podía reconocer.

Theodore Roosvelt Hall, AMNH

Sala de antiguos mamíferos

Elefantes en el Natural History Museum

Cómo llegar al Natural History Museum

Dirección: 79th Street & Central Park West

El museo de historia natural de Nueva York está situado en el lado oeste de Central Park, a media altura del parque. Puedes combinar su visita con el parque y aprovechar para llegar dando un paseo o bien utilizar el transporte público. Cerca del museo hay parada de metro de las líneas A o C (a la calle 81).

Horarios y precio de la entrada

El museo está abierto a diario entre las 10:00 y las 17:45.

La entrada al museo no tiene precio aunque tampoco es gratuita. Como en otros museos de Nueva York, el precio de la entrada lo pones tu, eso si te sugieren amablemente pagar unos 20 dólares por persona adulta.

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags: ,

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

4 comentarios

Trackback  •  RSS de comentarios

  1. Edu y Eri dice:

    ¡Nos encantó! De nuestros museos favoritos en Nueva York… bueno, en realidad de nuestros museos favoritos en general :P

    • Sonia dice:

      La verdad que es un museo que me sorprendió muy gratamente… disfruté como una enana en las salas de dinosaurios pero también me quedé alucinada con el resto de salas.

      Un saludo,
      Sonia.

  2. Marta A. dice:

    A mí no me entusiasmó demasiado. Recuerdo que en la única sala donde me detuve a conciencia fue en la de los dinosaurious!!! ¡¡Me encantan!! :-)

    • Sonia dice:

      Pues a mí me sorprendió gratamente… tal vez entré con unas expectativas muy bajas y por eso me gustó más… las salas de dinosaurios fueron también mis preferidas. Una pasada…

      Gracias por pasarte por el blog Marta!!
      Sonia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top