150 años del casino de Montecarlo

Hace justo 150 años, en 1863, se inauguró el casino de Montecarlo. El salón de juego del pequeño principado monegasco fue encargado por Carlos II. El responsable de su construcción fue Charles Garnier y desde su apertura se han vivido en él momentos inolvidables… Estafas de expertos jugadores, partidas memorables y lujo, mucho lujo. Aquí se codan habituales en la ciudad con jugadores muy importantes sin ningún tipo de problema en gastarse los cuartos alrededor del tapete o en frente de la ruleta.

Casino de Montecarlo por Håkan Dahlström

Casino de Montecarlo por Håkan Dahlström

Tal es la fama que ha adquirido este casino que, cuando alguien piensa en Montecarlo, siempre se le vienen a la cabeza tres cosas: el lujo, el juego y el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1. Sin embargo, el principado es mucho más. No solo del lujo, de los personajes famosos y de los yates inmensos vive este principado y hay muchas cosas que visitar fuera de los casinos de Montecarlo.

El jardín japonés es uno de los lugares más visitados en Montecarlo. Se trata de un tremendo espacio verde de 700 metros cuadrados, situado en la Avenue Princesse-Grace, donde se respira calma y tranquilidad, un lugar donde podrás alejarte del trajeteo de la ciudad y poner en orden tu yo interior, sobre todo, gracias a que se ha tratado de respetar todo lo posible las máximas de la filosofía zen.

Lujo y modernidad son las palabras que mejor definen el Monte Carlo Harbor. Un lugar en el que admirar los impresionantes yates, pasear rodeado de la opulencia y, por qué no, hacer una excursión en alguno de los barcos turísticos que habitualmente están a disposición de viajeros. Muchos cruceros por el Mediterráneo tienen parada en este puerto, dicen que la llegada, con las vistas de la ciudad y los yates, con el azul del mar Mediterráneo, es espectacular. No lo pongo en duda, pero si no es tu caso, una visita al puerto es también un imprescindible en la ciudad. Monte Carlo Harbor se encuentra en la Route de la Piscine y es un lugar digno de ver.

Montecarlo Harbor por And your bird can sing

Montecarlo Harbor por And your bird can sing

Otra visita que no puedes perderte en Montecarlo es el edificio de la ópera, inaugurado en 1979 y construido, al igual que el casino, por Charles Garnier, el arquitecto encargado de la famosa Ópera de París. El edificio de la ópera es en sí impresionante pero si te gusta la ópera o el ballet, puedes además disfrutar en él de las grandes funciones que a menudo están en el programa y que transportan al espectador a otro mundo.

Por destacar un último punto, merece la pena visitar en Montecarlo las termas marinas. Consideradas como el mejor spa del viejo continente es, para muchos, un lugar de visita obligada.

¿Y cómo no? Si el bolsillo lo permite, Montecarlo es un destino ideal para ir de compras y gastar. Aquí encontrarás las marcas de ropa más exclusivas, los restaurantes de moda, el lujo por el lujo… así que preparate para codearte con la crème de la crème europea pero también a pagar por ello. Cualquier persona cuya cuenta bancaria y su bolsillo esté lo suficientemente llenos como para visitar el pequeño Principado, que no dejen de hacerlo. Merece la pena.

Ayúdame a difundir... Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

Tags:

Acerca del autor

Periodista y blogger de viajes afincada en Barcelona. Me dedico al mundo de la gestión de contenidos y publicaciones Web. Soy apasionada de los viajes y la fotografía, y disfruto compartiendo mis aventuras viajeras en este blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top